11 de noviembre de 2010

Todo por Malú


CLAUDIO RODRÍGUEZ MORALES -.
Demoró en darle crédito a sus gafas. Dentro de ese papel gigante extendido en el suelo, lleno de cuadraditos de colores, el rostro de Malú Gatica lucía hermoso, único, como antes. El precio del hallazgo: un billete y una moneda. Caro para un jubilado, pero una ganga con tal de librarse de la televisión. Preguntándose si en un disco tan chiquitito podía caber todo, un dolor en el brazo lo arrastró hacia el túnel. Los carabineros, el juez y su hija lo aburrieron con la misma cantinela: no se puede comprar en la calle, ni siquiera a la actriz preferida.

2 comentarios:

  1. Me alegra mucho cuando los sueños, o los recuerdos, se encuentran al alcance de la mano. O en un parpadeo. Aunque cuesten, en lo emocional, o sean canjeables por billete y una moneda.

    ResponderEliminar
  2. La más fina diva chilena. Nunca perdió su belleza ni su clase.

    ResponderEliminar

*