20 de enero de 2011

Dudas eternas


JESÚS CHAMALI -.

¿Y si al final resulta de que existe un Dios y además es varón, vengativo y juez y nos está esperando con el diario de nuestra vida cuando muramos para pasar cuentas?

¿O si resulta ser cierta la creencia de la reencarnación sucesiva hasta llegar al Nirvana o la otra que no pone fin a ese ciclos de sucesiones vitales?

¿Y si cuando muramos no hay nadie esperándonos sino un enorme, frío y oscuro vacío?

¿Será verdad que al morir alcanzamos el conocimiento supremo y pasamos a ser parte de un todo magnífico y magistral?

¿Podrá ser cierto que al morir podemos ver y oír a nuestros seres queridos e incluso ayudarles? ¿Y los que sólo tienen seres odiados?

¡¡Tanta duda me mata...!!

6 comentarios:

  1. Dicen que aquel que duda, se encuentra a un paso de la fe. Tal vez por eso en mi no cabe siquiera la duda. Me limito salvajemente a lo que me sucede aqui y ahora. De lo que suceda despues, tal vez ni me entere. Gracias Jesùs.

    ResponderEliminar
  2. Ante tanta duda que carcome la cabeza, tras unos días de tortura, me planto y pienso que la única certeza es que moriremos algún día y entonces se develará el condenado misterio. Sólo así me concentro en el "mientras tanto" hasta que sobrevenga la recaida existencial.

    Muy bueno. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Distracciones que se inventa el hombre en su inmensa soledad. Algo así como convenciones del alma para eludir en cada uno de nuestros "mientras tanto" la certeza de que volveremos a alimentar las raíces de las flores.

    Pero ya sabemos que mi materialismo dialéctico poético también se apuntala en numerosas creencias.

    De reencarnar me gustaría hacerlo en un caballo salvaje o en un mirlo, pero sé que a lo mucho puedo aspirar a ser un mosquito en mi siguiente vida.

    Un abrazo mi amigo.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo22/1/11

    Gracias por la foto, un precioso desnudo frontal de un varón hermoso y muy bien formado.

    Si Dios existe y es varón no tiene porqué ser vengativo y cruel, el dios del desierto de hace miles de años, concebido en las mentes de nómadas del desierto, crueles y vengativos.

    A mí lo que me asusta un poco es el Imago Dei del Génesis: "a su imagen y semejanza los creó, hombre y mujer los creó". Hay una cierta fluidez en ese versículo que a la vez me inquieta y me conforta. Me conforta porque siento que el Anima Santa, el Espíritu Santo, es la maternidad divina, la femineidad de Dios, Dios Madre. Me inquieta porque quizá Dios se adapte y mute con nosotros. Y los tiempos que corren no son de magdalenas y apóstoles, pecadores pero tan humanos, tan dignos de ser perdonados, tan dispuestos a escuchar a Jesús, ya fuera dulce o arrebatado.

    ¿Qué Dios nos corresponde a nosotros, a nuestra imagen y semejanza? ¿Cómo se comunicará un Dios cualquiera con nuestras mentes llenas de calmantes, de drogas, de imágenes revueltas, de twittereos y sílabas quebradas?

    Pa nu ksts n ls cls

    En estos tiempos de clonados, de transplantes e injertos de animal a humano, de genes humanos insertados en truchas, la Bestia humana se aproxima a pasos agigantados, como decía Yates, la isla del Dr. Moreau de Wells, los experimentos de biología y la high tech del hermano de Huxley, la Babalon del satanista Crowley y del científico satanista y gran poeta Parsons, la mujer montando a la bestia, la gran ramera.

    Quizá la foto del presente artículo sea sustituída algún día por un crucificado no tan hermoso como el joven desnudo de la foto, sino por un pobre épsilon con cara de cerdo.

    María Eugenia

    ResponderEliminar
  5. Yo he pasado de aquello de que la fe era "creer l que no vemos" a tener la certeza de que, tras la muerte, la nada.

    Mis dudas son siempre las existenciales, las del día a día, esas que nos hacen inseguros y ansiosos.

    Sin embargo, puedo deciros que el tiempo de mi fe fue más placentero, me dejaba llevar. Y eso es bastante cómodo. En fin.

    ResponderEliminar
  6. Requeteloco10/8/11

    me partio el coco contanto rodeo. polenta maestro!

    ResponderEliminar

*