14 de febrero de 2011

El poema, un instante de la eternidad

MANUEL GAYOL MECÍAS -.

A mis padres
A Gladys, siempre
A mi hija Grethel, porque la he soñado
A mis nietos, Christian Alexander y Giulianna Camille, 
por ser mi presente y mi futuro.
A todos mis seres y amigos queridos

El poema es una de las formas expresivas del amor en la intimidad humana: es sueño, viene del sueño y va hacia los sueños, y asimismo se constituye en gesto vital de la sensibilidad del ser, por lo que es una de las representaciones gráficas de la pasión más importante desde que el hombre perdió su origen divino.

El poema, temáticamente, no trata sólo del amor de los momentos cumbres que rodean especiales circunstancias de vida, sino que además puede representar —en determinados poetas— el amor doméstico y coloquial de todos los días.

El poema no es el amor carnal únicamente; es además, y en mucho, el amor a la vida lleno de las complejidades de la pasión —esa pasión placenteramente terrible que se presenta en los ángeles de Rilke.

El poema, o quizás más claramente todo aquello que tenga la cualidad de la poesía y/o de lo poético, viene a ser una de las inexplicables manifestaciones de Dios (misterio y sueño), porque forma parte, como la oración y la fe religiosa, de su voz y lenguaje.

De manera inversa, me atrevo a decir que el amor es, en su forma más breve, el poema como instante único y a la vez efímero que contradice y desborda el orden de lo mensurable; que el amor es, en el poema, ese camino que hacemos sin explicación alguna para a veces llegar al borde y lanzarnos al abismo de lo inefable.

Ya en el sueño, que es el espacio mítico cuando intentamos el vuelo por las regiones del esplendor, tocamos fondo durante los (posibles eternos) segundos de permanencia en el Ser. Entonces respiramos y sentimos el ámbar; o sea, esa luz indistinta y al mismo tiempo diferente de lo que hemos sido en la raigambre de nuestro origen.

El poema nos permite entrar en un bello conjuro de palabras y relaciones, de fluido anímico, mental y emotivo; y esto lo hacemos por la vocación de vida interior que proyectamos hacia el otro. Con él re-creamos una búsqueda de la vida invisible (o vida ausente), que a veces hacemos sin saber, para encontrar nuestro ser primordial.

El poema, al ser expresión de amor, es tan mistérico como la creación que nos soñó alguna vez y aún nos sueña. Dios en todas sus variantes es el soñador primero. Y el sueño es el espacio de la otredad, ese volver a ser nosotros mismos: ustedes y yo en el sentido original de la divina creación.

El poema, como creación humana y de origen divino, es una rosa cósmica que se abre entre las manos de Dios; Dios y su proyecto mismo renovando el reencuentro; es el talento creándose de nuevo en las palabras de las imágenes, en la visión inexplicable de los sentidos, versos de un sueño creador que nos sueña y nos rehace.

El poema, y por supuesto todo lo poético que se halla en cada una de las manifestaciones del arte y de la vida —además de que pueda ser el feliz instante de lo deseado, de lo logrado en la plenitud de un querer ser— es asimismo el hecho de vibrar intensamente ante la pérdida de algo humano muy querido; es el estremecimiento profundo a causa de un desarraigo; o también la irreverencia contra aquello que nos hace inestable y endeble alterando el espíritu; en suma, el poema nos hace sentir el drama de la existencia.

Entre los avatares de la vida, podría mencionarse el caso de la emigración y el destierro (aunque no sean los temas a considerar ahora), del que se desprende la despedida, el adiós, el desgarramiento y los recuerdos quizás inconscientes del origen primordial de la existencia (siquiera, al menos, de la primera existencia terrenal).

Mediante estos estados del ser —la emigración y el destierro— llegamos a la “nostalgia de la fábula”, a ese proceso poético de la memoria que siempre nos acerca a nuestra primera voz; entraríamos así en la realidad de la imaginación, que es nuestro pasado, y de cómo guardamos nuestras raíces paradisiacas y luego su conversión en situaciones terrenales, es decir, entre muchos, los recuerdos del pueblo que dejamos atrás, los seres que quedaron, la infancia y la adolescencia.
El poema es así la evocación sublime y profunda de la nostalgia como memoria que rompe la propia ruptura que sufrimos. Es la memoria de todo lo que vivimos y que puede quedar atrapada en algunas extrañas coordenadas del tiempo y del espacio; es cuando la vida del ayer se hace circunstancia íntima que queremos expresar en imágenes poéticas, en ese instante paradójico, por ser efímero y a la vez eterno, del “sentimiento ahí”, como si el poema en un pedazo de papel fuera una foto que representara una breve pero profunda parte de nuestra alma.

De modo que el poema es la forma objetiva (por ser una relación de signos gráficos) de la poesía; pero es más, porque resulta ser sangre, carne y fibra de uno mismo y del otro, de ustedes, de todos. Es un pedazo de tiempo atrapado —que constantemente viene y se va— al principio como si fueran esos signos escritos de algo muy querido que no quisiéramos compartir, y lo encerramos como pájaro en jaula durante un tiempo; después, al publicarse o decirse en una lectura en voz alta, se convierte en ese pájaro libre que vuela, para bien o para mal, con sus versos desplegados.

El poema es entonces, y para siempre, el amor, la poesía y lo poético como un instante de libertad plena del ser humano que somos hacia la dimensión imaginaria de Dios. El poema es uno mismo y a la vez es la libertad y el viaje hacia ese amor al otro, que con la palabra nos muestra —al igual que un aleph borgiano— un instante de la eternidad.


(Bell, California, 1999 - 2006)

Fotografía: Christian y Giulianna, nietos del escritor Manuel Gayol Mecías.

10 comentarios:

  1. "El poema nos hace sentir el drama de la existencia"

    Maravillosas tus palabras para definir el poema.
    Si te apetece, puedes entrar en www.poemario1.blogspot.com
    Encontrarás también pequeños dramas de mi existencia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, amiga Concha, eres muy amable con mis escritos. Me gustaria que me enviaras algunos de tus poemas para mi revista Palabra Abierta (www.palabrabierta.com), quizas para el numero 13, que saldria en marzo-abril. Mi direccion es ggayol27@yahoo.com

    ResponderEliminar
  3. Una maravilla poder leer esto.
    Mis respetos y saludos.

    ResponderEliminar
  4. Cada instante de la vida, cada evocación, cada anhelo, cada mirada y cada captación de nuestros sentidos involucra un poema no escrito. Cada persona es un poeta.

    Una excelente reflexión amigo Manuel.

    ResponderEliminar
  5. Considerar al poema como una expresión del amor es otorgarle la mejor categoría posible. ¿Es efectivo acaso que siempre nos movemos por amor, y que hasta las manifestaciones de odio más profundo provienen de un desengaño amoroso? Desde esa perspectiva, no existiría el mal, sino tan sólo reacciones apasionadas y destructivas ante el desencuentro con el amor, con esos sueños que nos hacen estirar las manos en el vacío anhelando lo que siempre parece alejarse.
    Ahora bien, el poema también es visualidad, imagen, arrobo estético, y esta sensación puede ser provocada por un estímulo con y sin categoría moral.
    El poema es igualmente sonido, es aroma, es sabor, es tacto, es frío, es calor, es seco y es húmedo, es claro, penumbroso y oscuro, es luz y sombra, deseo y saciedad.
    El poema es también idealizar a los otros, recordar las proezas cotidianas que ante el paso del tiempo se agigantan y se tornan míticas. Un poema es recordar las manos callosas y prolijas de las abuelas preparando la merienda junto al fogón, o la miradas meteorológicas de los antiguos campesinos cotejando las nubes, o tal vez la rasmilladura en la rodilla de un niño que no conoce todos los peligros del camino.

    Un poema es un remezón en el hombro para decirnos que seguimos vivos.

    ResponderEliminar
  6. El poema es una radiografía, las manos del sueño enlazadas a la brutal realidad, el riel de los durmientes de la vida, un fuego cruzado, un ancla, una línea que une lo íntimo y lo universal. Algo a que aferrarme...

    ResponderEliminar
  7. Fantastico. Nunca lei una descripcion igual. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo con los comentarios. Que bueno que Manuel se animó a continuar compartiendo sus textos con nosotros.

    ResponderEliminar
  9. Un poema es un recuerdo envuelto por la delicadeza del detalle emotivo. Simple, genuino y nutritivo para el alma que hace contacto con su esencia.. al poema se lo siente con todos los sentidos.

    Un texto maravilloso, gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  10. Amigos, ¿saben qué?, el poema es también esta fraternidad crítica que nos une de una manera honda, aunque nunca hayamos rozado siquiera nuestras manos, ni tampoco que aun hayamos podido poner nuestros ojos de frente, unos contra otros, para convertirlos en uno solo, en el inverosímil ojo de un ciclope lleno de amor, de deseos de decirnos cosas buenas y malas, como si fuéramos todos el cíclope universo. El poema es también esta página toda, supuestamente virtual, que nos proporciona una cosa maravillosa: ese hecho de imaginarnos unos a otros, como seres ideales y al mismo tiempo muy reales que nos filtramos sutil y alocadamente en nuestros propios sueños. El poema, amigos, es el mundo y es la vida en su infinita diversidad; es ese contacto inefable, como prodigioso, de sentir nuestras imaginaciones bullendo en cada uno, siendo uno y el otro al mismo tiempo, coincidiendo en discrepancias, o en las aspiraciones de decir algo que valga la pena, sin la rabia de los verdaderos monstruos, de los apocalípticos y los hipócritas, de los degenerados y asesinos de toda política y laya, y de todo fanatismo. Somos el poema en nuestra otredad, en nuestra vida, en nuestra cosmovisión... Gracias sinceras por ayudarme a escribir. Un abrazo así de grande a cada uno de ustedes, Manuel

    ResponderEliminar

*