11 de febrero de 2011

Jefferson y Mubarak

JESÚS CHAMALI -.

Thomas Jefferson, el tercer presidente de los EEUU y quizás el mejor de todos hasta ahora, fue uno de los padres fundadores de la Nación y el principal autor, en 1776, de la Declaración de Independencia. 


Jefferson tenía la visión, el sueño, -aquél es un país de soñadores- de que los Estados Unidos de América sería la fuerza que promovería un imperio de libertad, y los primeros en luchar contra cualquier imperialismo.

Pero eso no ha sido así. La realidad es que a los EEUU sólo le interesa una libertad: la suya. Sólo buscan proteger un sistema: el suyo. Y la democracia es sólo una excusa para posicionarse más y mejor en una zona. 

En sus monedas y billetes hay una frase que afirma: "In God we trust". Confiamos en Dios. 

Hoy esa frase debería ser: "We trust just in Dollar"· Sólo confiamos en el dolar. Ese, y no otro, es su Dios actual. Ese, y no otro es el fuego que mantiene sus ideas de ¿libertad? ¿democracia? en el mundo actual.

Egipto grita. "¡¡Libertad!!" y los EEUU no puede seguir sosteniendo mucho tiempo más a su títere en la zona Hosni Mubarak. Al menos no descaradamente. Desde luego, no Obama. Pero los ideales de libertad, democracia y dignidad que llevaron a sus padres fundadores a revelarse contra el rey Jorge de Inglaterra y a los ciudadanos de Boston a tirar los fardos de té a las aguas de su bahía como un acto de insumisión y un grito de "¡basta ya!", el mismo que ahora lanza el pueblo egipcio (entre otros), no son los que mueven hoy a ese país. Hoy lo mueve su Dios verde: el dolar. 

Mubarac debe irse. Pero los EEUU no pueden dejar que su gran tapón contra el integrismo islámico en la zona y el chaleco de seguridad para su gran aliado, Israel -como es el Egipto actual- quede a merced de un líder que ellos no controlen, así que ellos proponen libertad para ese país, sí, pero una libertad controlada. Quiere que a Mubarac, su títere, le suceda Soleiman, el jefe del servicio secreto y su hombre a sueldo de la CIA en la zona.

En Marruecos le ha ido bien, ¿por qué no en Egipto?
Soleiman, con 75 años, ni es el hombre que los egipcios quieren al frente de su país ni desde luego es el que necesitan. 

Egipto quiere respirar aire limpio y puro y hacerlo sin el corsé que le imponga los EEUU. Un creciente mar de gente así lo reclama.

Y cuando el mar se desboca, no hay barreras que lo pare.

6 comentarios:

  1. Concuerdo con casi todo lo que dices, pero hoy, HOY, vamos a brindar por el triunfo del pueblo egipcio, por la rendición de Mubarak. Hoy vamos a creer en la fuerza del pueblo.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  2. Esta mañana el presentador de un importante noticiero planteaba la posibilidad de empezar a ver con buenos ojos los golpes de estado... Seguramente un escalosfrío recorrió las espaldas de muchos de los colegas que le acompañaban en la mesa, mientras que unos pocos sonreían con malicia.. A mi me dió eso que llamamos un "noseque" porque tengo memoria y esa expresión nos trajo muchos problemas.. A esta hora todo cambió y me pone muy contenta esperando que todo marche bien de ahora en adelante. Que me dure la esperanza!!

    En fin.. es el principio.

    Saludos y muy bueno el artículo. Hay tantas cosas que ignoro y tal como lo exponés no es para nada dificil captar la onda para seguir la movida. Viene muy bien!!

    ResponderEliminar
  3. Mubarak se fue...o tal vez "lo fueron", da igual, el caso es que Egipto hoy dormirá con el brillo de la ilusión en sus ojos y el calor que da la victoria en el corazón.
    Muabrak cayó. Pero cayó porque el ejército egipcio -como el portugués en abril del 74- se negó a abrir fuego contra el pueblo (SU pueblo)y simplemente dejó que las cosas pasaran.
    Diferente hubiera sido el resultado de esta movilización popular si los generales hubieran dado la orden de abrir fuego.
    Mubarak ya no es nada. Brindemos por ello, Concha. Mi copa está siempre llena y dispuesta para celebrar la libertad.
    Gracias por tus palabras, Lore. Siempre me llenan de un gran ánimo.

    ResponderEliminar
  4. Yo tambien celebro la libertad del pueblo egipcio. en realidad, lo que importa ahora es el hecho mismo de la libertad. Porque este es el derecho y la razon mas grande que tiuene el ser humano. Y supongo que en realidad se pueda cumplir (al menos quiero tener esa esperanza)que Tunez y Egipto se encaminen a la democracia, porque es lo que quieren los jovenes. No puedo explicar en muy pocas palabras lo que siento, pero ya lo hice un tanto en mi trabajo "En busca de la esperanza perdida". Creo (e insisto) en que estamos encaminados a un cambio de era real (un cambio total en la etica y la conducta del ser humano). Ahora son estos dos paises arabes, quizas en lo adelante sean el resto de esos paises, incluyendo a Iran y tambien a Cuba, Corea del Norte, Venezuela et al. Despues tendremos que saber que habra que quitarles las comillas a la democracia. Y al mismo tiempo, cuando la globalizacion se incline cada vez mas por los derechos humanos y por un verdadero progreso, entonces la union y el desarrollo de una nueva ciencia y tecnologia, que se basara en la fusion dialectica de la investigacion empirica conb la imaginacion y la espiritualidad... todo esto si no estalla una guerra nuclear... Pero tengo fe, asimismo, de que ello no pasara... Como?... No me lo pregunten; es simple intuicion. Gracias por el articulo.

    ResponderEliminar
  5. Así es amigo Manuel, a la democracia habrá que quitarle las comillas en un día no muy lejano. El cambio de Era avanza imparable y a la intuición hay que colocarla en el lugar que le corresponde. A estas alturas, ya se sabe que la intuición resuelve situaciones en un noventa por ciento de los casos. Suscribo completamente lo que dices.

    ResponderEliminar
  6. Recuerdo que en algún momento de mi vida universitaria se me ocurrió hacer un simple análisis matemático sobre la cantidad de vidas que habían costado las sucesivas intromisiones y avasallamientos de Estados Unidos en el mundo.

    Si bien las cifras sólo podían ser aproximadas, el resultado fue igualmente impactante. Y eso que todavía no arremetía con toda su ira imperial en Irak.

    Un abrazo mi querido amigo.

    ResponderEliminar

*