22 de febrero de 2011

Sueños rotos

JESÚS CHAMALI -.

Boris Yeltsin subido a un tanque apuntando a la Duma, los tanques del ejército chino aplastando a los jóvenes desarmados en la plaza de Tiananmen, el FBI asaltando a los Davidianos en Waco o el ejército americano atacando Faluya: esos son los ejemplos que según Gadafi le legitiman para acabar a sangre y fuego con el movimiento popular que pide el cambio y la libertad en su país.

Apela también a los jóvenes de Libia; pero no a cualquier joven, no. Sólo a los que lleven brazaletes verdes y un rotulador rojo para identificarse de los que piden libertad, a los que calificó de borrachos y drogadictos, ratones sucios y ateos, y que aún no sabe qué hará con ellos. 

O tal vez sí: ejecutarlos, porque en su discurso de esta tarde, con el código penal libio en la mano, fue desgranando todos los delitos que éstos habían cometido y todos eran, además, reos de muerte.

En el sumun del absurdo, continuó con los ataques a todo el mundo asegurando que como sólo la televisión nacional Libia es la que dice la verdad, esa será la única que se podrá ver a partir de este momento, haciendo especial mención a Al Yazira como instrumento de la propaganda terrorista que pretende derrocarlo. 

¡Eso es libertad, sí señor!

Aseguró que son sólo unos cientos, nada más, en todo el país, los que salen, borrachos y drogados, a gritar en las calles y a incendiar los edificios y que a partir de hoy, serían reprimidos con dureza 

¿Qué será para él, entonces, utilizar ametralladoras, morteros, aviones que bombardean y helicópteros que ametrallan a la gente desarmada? ¿Qué hara ahora? ¿ Utilizar napalm? 

Declaró que las manifestaciones pacíficas son permitidas sólo en el exterior, pero nunca, jamás, para los problemas interiores del país. Si hay un problema o un descontento, lo que ha de hacer el pueblo libio, según Gadafi, claro, es acudir a los comités locales (que como todos saben son incorruptibles) pero jamás salir a la calle.

Y continuó su gran y conciliador discurso asemejando su actuación con la represión a los negros en América. Lo curioso es que ponía este ejemplo como algo que justificaba su acción, como algo positivo...

Resumió su discurso -bueno,"resumió", es un decir- diciendo que jamás se irá del país y que si hace falta, morirá matando y ofreciéndose para liderar (él solo, no crean) al mundo árabe, a latinoamérica y al resto del mundo que se alce contra los perros revolucionarios.

Un discurso medido, comedido, conciliador y pacificador donde los haya.

Se le ha ido mucho la cabeza a este hombre, pero mucho...

Libia acabará ahogada en sangre para mayor gloria de Gadafi.

9 comentarios:

  1. Gadafi es peligroso porque está más chiflado que el resto de los dictadores. Ciertamente que dentro de su estrecha estructura mental, la vida de sus oponentes vale muy poco.
    Espero que logren derrocarlo a como de lugar y lo juzguen. La pena que se merece es sólo una: la máxima.

    Estamos en un momento histórico trascendental, amigo Jesús. Ningún árabe debe seguir sometido a la ideología perversa que le imponen sus opresores. Todos somos iguales y la auténtica democracia es el único camino posible.

    ResponderEliminar
  2. Yo agregaría una palabrita en el texto a la amistad de Chávez con Gaddafi. El líder bolivariano amigo de nuestra empática y tan querida ex-presidenta Bachelet. Muammar es el líder de la Revolución, esa que amaban los Castro y los socialistas chilenos... gobiernan en décadas, se asilan en que ellos representan al pueblo y enloquecen en sus propias verborreas...
    Lamentablemente estos sujetos, que no son capaces de llamar a plebiscito y someterse a la voluntad del pueblo... han gozado por mucho tiempo del poder, del favor del imperio... de la prensa... y de una larga lista que hoy los repudia porque soplan aires de libertad...
    Esta semana partían protestas en Cuba y Venezuela, pero parece que ya no van a ocurrir... una pena.
    Y Muzam, en los países árabes el concepto de democracia no existe. Allá algunos, como acá, son más iguales que otros... y menos que la mayoría.

    ResponderEliminar
  3. Estoy seguro de que buena parte de los manifestantes que están arriesgando sus vidas para derrocar al pelele Gadafi entienden muy bien el concepto de democracia, estimado Alex. También los de hambre y humillación. Hay conceptos que a estas alturas se han hecho universales. Nosotros mismos cobijamos muchos arabismos para entendernos y seguimos coexistiendo y comprendiéndonos a través de ellos sin necesidad de buscarle una traducción al español.

    Siento que la conectividad, tal como hace dos siglos y medio lo fue la Ilustración, está despertando y generando un reguero de conciencia democratizadora en el mundo. El rumbo actual mayoritario va en ese sentido.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo22/2/11

    "Lamentablemente estos sujetos, que no son capaces de llamar a plebiscito y someterse a la voluntad del pueblo..."
    Sin duda un homenaje encubierto a Pinochet. Que pena que todavia aparezcan estos mentecatos.

    ResponderEliminar
  5. Gadafi recibió unas buenas nalgadas norteamericanas el 86, y desde entonces se transformó en un perrito faldero amistoso con occidente. Las bravuconadas espirituales, independentistas y socializantes valían efectivamente muy poco.

    Hoy eso no parece relevante, y lo que importa es que Gadafi caiga lo antes posible, como debiera suceder con cada dictador o rey no constitucional en el mundo. Espero que este despertar libertario llegue también a China y a Cuba.

    ResponderEliminar
  6. En mdedio de la escalada de violencia que se ven en los diario a mí me surge una tímida alegría por la fuerza para un cambio de rumbo por parte de una sociedad oprimida. Son momentos difíciles y clave.

    ResponderEliminar
  7. Esta misma tarde escuché por radio la voz de Gadafi. Me sobrecogió. No hizo falta que tradujeran su discurso, la voz amezante, aterradora e imperiosa, me sobrecogió el alma.

    Estamos siendo testigos de acontecimientos extraordinarios. Tal vez ayudemos, con nuestra voluntad a que los pueblos árabes encuentren su libertad y su destino.

    Excelente texto y excelentes comentarios.

    ResponderEliminar
  8. Verás, Alex, puestos a sacarle amigos a Gadafi, no hemos de olvidar a Berlusconi, que le manda a su amigo 5.000.000.000 sí, cinco mil millones de euros o lo que es igual,casi siete mil millones de dólares, para resarcir "al pueblo libio" (léase Gadafi y amigos) de la época colonial Italiana. O a los ingleses, que ayer mismo cancelaron cinco acuerdos de venta de armas y tecnología militar entre el Reino Unido y Libia (comisiones para ambos lados incluidas, claro), o a tantos otros dirigentes conservadores de el mundo occidental.
    Hoy las ideas, los credos, los sentimientos nacionales se pliegan ante un poderoso amo: el negocio y el dinero fácil -que no limpio- para ellos.
    Gracias por leerme y por hacerme más rico con sus comentarios, amigos.

    ResponderEliminar
  9. Hay mucho mar de fondo en esto de Khadafi y mucho que sospechar de esta abrupta generosidad e interés por Libia. Lo cierto es que la OTAN no está dispuesta a atacar ni siquiera por defender el petróleo. Los libios han permanecido fuera del radar de nuestro interés desde que los bombardeara Reagan. Khadafi, con su perfil bajo, pasó abruptamente de ser considerado "loco", "malísimo" y parte del eje del mal (eje bastante proteico y flexible), a ser un chico díscolo pero no incómodo. Y de pronto, aaaah ahora estamos todos indignados.

    ResponderEliminar

*