25 de abril de 2011

In memoriam


GABRIEL PRACH -.

La culpa fue del vino, le dije mientras me vestía. Ella tendida desnuda sobre la cama sólo miraba el cielo. Hay culpas imposibles de asumir y en cierta forma pudiera ser comprensible. Existía toda esa mezcla odorífera impregnando la atmósfera, ese estremecimiento visceral enardeciendo la piel y el salobre sudor mezclándose con saliva en la comisura de los labios. Estaba la sensibilidad angustiosa en la yema de los dedos y la urgencia extrema de perderse en un abrazo en la antesala de la embestida inicial. Pero insisto, la culpa fue del vino, un cabernet de afrodisíacas y almizcladas cepas, que cual poción milagrosa, sembró el rubor en las mejillas asombradas derribando de paso cualquier asomo de pudor o decencia, según como se mire. La culpa la tuvo el vino y el par de botellas vacías que yacen victoriosas sobre la mesa recogen mi silueta totalmente saciada que huye rumbo a la puerta. Escapa de lo que vendría, de lo que yo suponía inevitable y para lo cual no poseía respuesta alguna. Pero nada de ello aconteció. Ninguna sílaba pronunciaron sus labios aparte de un inaudible hasta pronto resignado y un último abrazo de despedida. Entonces fue que el vino inocente, en un acto de venganza justiciera por tantas condenas en noches como ésta, escanció de un golpe la culpa sobre mí.

5 comentarios:

  1. Total, el vino no tiene abogados, amigo Prach.

    ResponderEliminar
  2. ja ja ja Por suerte Jorge!

    ResponderEliminar
  3. A su salud sr. Prach!
    Siempre es bueno encontrar un buen culpable.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo28/4/11

    Potente narración. Tiene la atmósfera que suele envolver a un perdedor.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo29/4/11

    Jajaja Me reí como loco ¡¡ Me acordé de mis pillerías.
    Aldo

    ResponderEliminar

*