2 de abril de 2015

Poemas de Viernes Santo


PABLO CINGOLANI -.

El bosque


Uno se encuentra pues con el bosque
sabiendo que no hay abrazo que lo entibie
cuando se encoje o sacude o sufre pero no llora.
Uno sabe que el bosque no llora

Uno sabe que él oye nomás su silencio
y que el murmullo de las hojas de los árboles
y los latidos del corazón de los tigres
son nomás eso: su silencio

Si el bosque hablara, retumbaría tanto
que ninguna ciudad resistiría

Uno sabe que el bosque no habla
Uno sabe que si el bosque hablara, callaríamos

Uno no sabe nada. Lo siente nomás.



Wayra


Yo escribo aquí
que acaso dentro mío
no haya más que viento

El viento no se ve
pero tiene mucha fuerza

Vuelvo a insistir
que acaso dentro mío
no haya nada más que él

Tal vez sea sólo eso
lo que nos hace falta.



El camino


Casi como si nada
has vuelto a brillar

Casi como si nada
te vuelvo a encontrar

Rumbo a San Borja, Beni-Bolivia.


La gloria


Hoy es Viernes Santo,
cuando nacen todos los zahoríes.

Hoy es de noche
negra y sin estrellas.

La gloria, acaso fue esa vez en
1806 cuando en Buenos Aires
vencimos a los ingleses

No hay obertura que lo recuerde
Sólo esa cruz que cargamos todos.
Acaso porque no lo recordamos.




Pablo Cingolani
Río Abajo, 22 de abril de 2011

 Foto: El Porvenir & Bioferica del Beni, Bolivia. Clarie Higgins Fotografía.

4 comentarios:

  1. Anónimo23/4/11

    Preciso y precioso.
    Excelente blog. Felicitaciones y saludos.
    Laura

    ResponderEliminar
  2. Me gusta esa conversación con el bosque. Aunque no hable, lo dice todo.
    Feliz Pascua amigo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo23/4/11

    Es hermoso *´¨)
    ¸.•´¸.•*´¨) ¸.•*¨)
    (¸.•´ (¸.•` Lila

    ResponderEliminar
  4. Brillante, sublime ¡¡ El paisaje es fantástico.
    Saludos y felicidades ¡¡

    ResponderEliminar

*