24 de agosto de 2011

Bestseller

LILYMETH MENA -.
Hace mas años de los que quisiera contar, en una clase de literatura, el profesor nos explicó de un modo bastante torpe (por que era un profesor torpe), lo que era un “Bestseller”. Desde entonces me gustaba fantasear con ser escritora, y con lo que debía sentirse que tu libro fuera de los más vendidos, de los más leídos del mundo. 
Que toda la gente hablara de ti y de tus letras. 
Muchos años después (y que sigo detestando contar) de aquella explicación, entendí que el que un libro se convierta en un Bestseller no lo hace en realidad un buen libro. Hoy en día puedo decir que casi les huyo. No se, no me atrae mucho leer lo mismo que leen todos solo por que sea popular, o por que ya se vendieron los derechos para llevarlo al celuloide y promete ser un éxito en taquilla.
Me es inevitable siempre que escucho la palabra, pensar en el libro mas vendido de la historia. 
Nos han dicho que fue escrito por distintas personas que no se conocían las unas a las otras y que vivían en lugares muy distantes. Que de varios libros que eran en un principio se fueron amalgamando hasta formar uno solo. Cosa que tardó aproximadamente mil años. Mucha gente cree ciegamente en su misterioso origen y no está siquiera abierta a la duda razonable. Este libro ha sido impugnado y ratificado por diferencias entre las distintas religiones que lo tienen por más preciada posesión, pero que no se ponen de acuerdo en ciertos detalles.
En ese libro se fabrica (o se intenta) la idea de un ser todo poderoso, creador de todo aquello que hay por encima y por debajo nuestro, un ser mas grande que ninguna otra cosa en el universo, digno de adoración y temor.
También en ese libro, que vale la pena decir que está lleno de contradicciones, parábolas incoherentes, historias de lujuria, asesinato, traición e incesto. Nos dictan las reglas inequívocas, para distinguir el bien y el mal. Se incluyen cuentos de cosas como aniquilamientos masivos de personas lujuriosas, con todo y sus ciudades, que el mar se abriera en dos para permitir el paso de unos fugitivos, el asesinato de los primogénitos de toda una comunidad, un diluvio que terminó con todo sobre la tierra, y la obvia re población del mundo por una sola familia. A muchos les importa un pepino que ninguna de todas esas cosas estén documentadas o no, y que no hayan sucedido realmente por que no hay indicios de ello. Digamos entonces que igual es un libro absolutamente fantaseoso.
Algunos de nosotros (que no pocos) al leer el libro, nos dimos cuenta de que pese a ser un ejemplar bastante entretenido, todo eso de el bien y el mal, y un niño Dios jugando con su pequeño universo, un niño que a parte es harto caprichoso, iracundo, vanidoso y autoritario; no nos proveía de nada que realmente nos hiciera falta para vivir de una manera digna y buena.
Hace poco una persona en el facebook comparaba La Biblia con El señor de los anillos. Una comparación bastante ocurrente pero válida, a mis ojos.
Una gran cantidad de personas sobre el planeta, tiene cada uno de esos dos libros por obra maestra, muchos nos reunimos para platicar de ellos e incluso asistimos a convenciones. 
La enorme diferencia de los que adoran un libro u otro, es que unos soñamos tiernamente que somos unos pequeños hobbits de piecitos peludos, que vivimos en una comarca hermosa y verde. Pero no esperamos jamás ver a un Elfo sentado en el vagón del metro leyendo el diario de hoy, a un Ent paseándose por la calle así como si nada, o a un Nazgul volando por los cielos. 
Además, estoy segurísima que al final, si el uno o el otro es el mas leído, es cosa que estas alturas a Tolkien y a Jesús les da enteramente lo mismo.

8 comentarios:

  1. Podrian juntar todas las entradas y hacer un best beller. Si les leen los que anda fuera de la internet seguro los encontrarán mas que interesantes. Serían un exito.
    Muy buen sitio.

    ResponderEliminar
  2. María Eugenia24/8/11

    Pero qué comparación más atrevida!! Sin dudas, ingeniosa.

    ResponderEliminar
  3. Cuando dieron la última de las películas por iniciativa de mi loca amiga nos propusimos leernos los libros antes de ir al cine, ese era nuestro proyecto para un taller de lectura al que asistíamos. Cumplimos.. una locura como lo fue pasar cuatro horas en el cine junto a un montón de coldplayers.. Pensandolo desde tu comparación, no me cabe dudas que ha sido lejos más edificante que habernos pasado 7 años rezando padresnuestros antes de ir a clases.. sobre todo cuando gasto mis tardes viendo al cielo y fotogriando las flores de mis árboles que empiezan a vestir de primavera.. Cuando me ensueño (deliro imaginado exageradamente o me duermo sin notarlo) pienso en los fantásticos Ents y en algún que otro elfo leyéndome en sus extrañas lenguas.. (suspiro) :D

    ResponderEliminar
  4. Hay que hacer como los elfos que al final se mandan a mudar a otro lado huyendo de los humanos.

    ResponderEliminar
  5. No es posible desconocer que la Biblia es un compendio de textos escritos en diferentes épocas, algunos bastante contradictorios respecto a otros. La mayoría de las historias allí expuestas corresponden a reacciones políticas, religiosas y filosóficas a ciertos acontecimientos del tiempo en que fueron escritos. Numerosos pasajes han sido transcritos utilizando formas poéticas bastante elaboradas, seductoras y hasta acariciadoras de la soledad de nuestros espíritus, siempre anhelantes de un fraternal regazo.

    Si a algunos les ha servido para alimentar el sentido de sus vidas, bien por ellos. Para mí es sólo un libro más que me provocó más de algún dolor de cabeza en mi primer año de teoría literaria.

    Ser un superventas no guarda relación con la calidad de la escritura. Se puede ser un superventas y a la vez un gran escritor o un regular escritor o un mediocre escritor. Las razones profundas de por qué unos llegan a serlo y otros no es un tema de discusión inacabable.

    Usualmente los rehúyo, porque me llaman a sospecha, sobretodo porque quienes menos o casi nunca leen se suelen ufanar con ellos bajo el brazo.

    De entre los que se han llegado a convertir en best sellers he preferido las obras de Milan Kundera, de Cervantes, de Solzhenitzin, de Bukowski, de Philip Roth, y Roberto Bolaño.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Celeste Cielo29/8/11

    Por lo general los best son malos bien publicitados, incluya la biblia en esa categoria porque la verdad que sus textos no tienen mucho sentido aunque algunos se lo atribuyan porque de esto carecen en sus viditas.

    ResponderEliminar
  7. Mis chicos van a misa todos los domingos porque asisten a un colegio católico, yo fui a uno y la verdad nada bueno sacó de mí. La razón para insistir en esta formación es la tradición, porque mis chicos necesitan estar a la par de la sociedad y no ser como su padre que por rebelde no llegó muy lejos. Espero que de la mano de su loca tía lean Tolkien y comprendan por su cuenta que la biblia no cuenta más que una historia parecida a aquella pero más entretenida, digamos que a la mediada de los soñadores. Para ellos todo, sumo y que luego ellos dividan y resten.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo7/12/11

    No sé qué siento, no sé;
    en paz no me deja, nada.
    Se clava como una espada
    de luz en mi pecho, que
    cómo me la arrancaré.
    No sé. No sé lo que siento.
    Como éste no otro momento
    he tenido (ni tendré,
    espero). ¿Me moriré?
    Que me moriré presiento

    Muera pues, si necesario
    que muera es. No me alarmo.
    Si exánime me desarmo
    menor será este Calvario.
    De penas llevo un rosario
    y más, mucho más, rezado.
    Para mí todo ha pasado,
    qué más me podrá pasar.
    Las amarguras del mar
    todas las he saboreado.

    También algunas dulzuras,
    pa qué más que la verdad,
    he gozado en libertad,
    y alcancé algunas alturas
    de transparencias tan puras,
    de fresco aire tan liviano
    hoy tan lejos de mi mano…
    Mas el recuerdo me queda:
    subo por esa vereda
    y sé que no muero en vano.
    Creo que, porque –en serio–
    duele, aunque es dolor llevadero.
    Me siento como cordero
    luminoso al que algo impele
    al sacrificio: –Aquí, déle
    –parece decir gozoso
    al verdugo numinoso–,
    déle hasta que el alma vuele
    al Cielo con el que suele
    soñar, quizá mentiroso.

    Pue que ese Cielo no sea
    sino un modo de evadirse.
    Un Cielo me ofreció Circe
    y cerdo no hay que lo vea.
    Ardiente se quema en brea
    mi palabra. Ya me voy.
    No conseguí ser quien soy.
    –Aún no acaba la pelea
    –me alientan desde platea.
    Pero yo cansado estoy.

    Fatigado, bien jodido,
    aquí canto lo postrero.
    Esperando el agujero
    está por mi cuerpo herido.
    Ya con ésta me despido.
    Se destartaló el coplero.
    Isocronías. Canción del que está cansado. Ricardo Yáñez
    http://www.jornada.unam.mx/2011/12/07/opinion/a06o1cul

    ResponderEliminar

*