4 de agosto de 2011

Yo no quiero ser escritor

GABRIEL PRACH -.

Yo no quiero ser escritor porque nunca voy a escribir lo que quieren que escriba, por eso no voy a serlo. Yo no quiero ser escritor porque en este país no quieren a los escritores. Si, sé que suena paradojal, que habitando el litoral de los poetas más muertos que vivos no quiera serlo, pero es que a los escritores los odian y yo no quiero que me odien. En este país los temen por decir verdades y por eso no quiero ser escritor, para que no me teman. No quiero ser escritor para que ningún profesorcito descerebrado me venga a quitar el puesto de aficionado, ni para que ninguna mierda terrorista me quiera volar la raja por acusarlo de vendido, por eso no quiero ser escritor. 

Yo no quiero ser escritor porque la cultura no está de moda y la literatura no lleva a ninguna parte. Porque si voy a un trabajo y leen en mi curriculum que lo soy se cagan de la risa. Porque me patea las bolas que en las reuniones familiares le pidan al tío que lea una historia, por eso no quiero ser escritor. Yo no quiero ser escritor porque jamás seré lo suficientemente culto. Porque no tengo la impostura necesaria. Porque me carga la culturalidad. Porque es demasiado elitista y yo soy demasiado shileno para conformarla. Yo no quiero ser escritor porque nunca ganaré un premio, porque soy muy malo para hacerlo, porque no tengo un grupo cultoso, político, rama deportiva o centro de madres que me apoye. Yo no quiero ser escritor porque este país maricón no se merece que lo sea. Yo no quiero ser escritor porque los que hay ahora son todos universitarios y yo sólo pase por ahí no más. No quiero ser escritor porque jamás me editarán y puta para autohacerlo no tengo plata. Yo no quiero ser escritor porque no estoy solo y tengo que vivir y ser escritor y sobrevivir en este país culiao es casi imposible. Yo no quiero ser escritor porque ya hay muchos y todos son buenos, entonces es mucha la competencia. No quiero serlo porque mi padre lo era y lo mataron para el golpe por escribir más de la cuenta. Yo no quiero ser escritor porque soy impresentable para cualquier feria de mala muerte que se arme, porque para serle franco, prefiero algo más fuerte que la mineral en las mesas de debate y eso no se ve bien. Yo no quiero ser escritor porque en la provincia putrefacta han florecido como callampas y todos dicen serlo y si hay algo que odio, es parecerme a ellos. Yo no quiero ser escritor y los de verdad nunca van a saber de mí. No les voy a dar en el gusto. No quiero ser escritor porque hasta la palabra me apesta. ESCRITOR. Debe ser por lo manoseada digo yo. En fin, yo no quiero ser escritor porque no me da la gana. Porque hoy día amanecí taimado y me importa un coco lo que digan. Porque el deseo se murió. Lo mataron como a todo en este puertucho hediondo. Porque los cerdos se comieron mis últimas perlas y me dejaron sin trabajo. Porque está lloviendo. No quiero ser escritor por todas estas cosas y por otras muchas… Que no quiero escribir.

Saludos a ellos...

Los malditos perros de mierda.

17 comentarios:

  1. Pues por todas esas razones y muchas más, aunque no lo quieras, ni te atraiga y lo odies, eres un escritorazo como "la copa de un pino" que decimos en España.

    Y ¿sabes qué?. Los escritores son conscientes de que son diferentes a los demás. Y tú no eres la excepción. De ahí tu originalidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Lucía4/8/11

    Lo es y de los buenos. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Por más que le pese, es escritor, precisamente a través de este texto se percibe porqué lo es y que no podrá dejar de serlo, ojalá no lo intente, a mí me gustaría seguir leyéndolo...
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Creo que ya no se puede achar para atrás. Aún cuando decida no volver a tomar más un lápiz o ponerse frente al teclado puesto que en su mente todo lo vive-siente-piensa como un escritor. Sólo queda el suicidio para acabar con la naturaleza de lo que es.-

    ResponderEliminar
  5. Entonces, dígase a sí mismo, Grafómano incontinente. Y así no habrán gremios de grafómanos incontinentes que le hinchen las pelotas, amigo Prach. Le recuerdo que la clase de escritores que usted detesta son más o menos los mismos que detesto de yo, por lo que seríamos dos grandes lobos esteparios en esta tierra maldita de farsantes y poetas muertos.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo4/8/11

    Madre Santa!
    Eso es escribir.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo4/8/11

    Grrrrrrrrrrrr!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Macarena Acuña4/8/11

    Simplemente escriba, que lo hace regio!

    ResponderEliminar
  9. Te conocí como Gabriel Prach y bajo ese nombre leo cuanto escribís sabiendo que me encontraré con palabras con sustento de ser únicas.. tuyas.. de autor!

    Abrazos Gabriel :)

    ResponderEliminar
  10. Brisa de Primavera5/8/11

    Los malditos perros de mierda? super final señor escribiente. Así se dice, no se les puede llamar de otro modo.

    ResponderEliminar
  11. Cuántas cosas nos importan un coco hoy en día, amigo Prach.

    Explosiva narrativa.

    Se agradece.

    ResponderEliminar
  12. Requeteloco10/8/11

    Mande al diablo al next one que le diga sr. escritor y muestrle la cedula con el bonito nombre que le dieron al nacer

    ResponderEliminar
  13. No escriba. Siga su corazonada y, si aún quiere escribir, pues hágalo en un "querido diario", como lo hacía su abuelita. Si al escribir no hace mas que agregar otra raya más a la rayadísima piel de tigre de la escritura actual, no escriba. Me refiero al alud de escritos desesperanzados, de derrumbes que deberían quedar para el psiquiatra y que no son más que terapia con camouflage. Me refiero al pantano donde chapotean los recuerdos cotidianos de rencores, burlas, afrentas, ascos y humillaciones pegoteados al alma. No entiendo cómo, habiendo tantas mujeres chilenas animosas y alegres, no encuentran una que escriba. ¿Para quién escribe ud? No hay escritura masculina sin mujer; sólo que ahora la musa escribe también. ¿Es ud. otro Bukovsky de los cientos que pululan por ahi, lamiéndose las heridas del ego, o buscándose una triste lamedora? No hay musa triste, caballero, no hay mujer sana y apetitosa si no tiene alegría. No hay musa para ud. No escriba.

    ResponderEliminar
  14. Concuerdo casi en todo con ud María Eugenia, incluso ya tengo el diario tipo parecido al de mi abuela, sin embargo discrepo de la afirmación aquella que dice que no existe escritura masculina sin una mujer. Si bien es cierto las musas ahora son escritoras, no son el único punto de inspiración dama. El mundo es demasiado amplio como para restringirse con siutiquerías sentimentales por las que llevan faldas. Ah! verdad que ahora las usan cada vez menos. Saludos de un no-escritor.

    ResponderEliminar
  15. No escritor o como quiera llamarse, pero escribe con solvencia. Es genuino, más genuino que la mayoría de los escritores latinos que se indigenizan ante el espejo y la academia.
    Prach pudo perfectamente haber sido el precursor de Bukowski, si hubiese nacido antes.

    ResponderEliminar
  16. Si empezamos a recortar de modo tan tajante aquello sobre lo que escribir acabaremos escribiendo puras naderías. Escribir siempre sobre la felicidad? Del mismo modo no podría ver puras comedias románticas en el cine.. La infelicidad da que hablar, con dice más de lo no dicho.. de lo que se intuye y se presiente.. es interesante y motivador. Hay que escribir de todo, sobre lo que nos venga en gana y si no gusta que nos importe poco o nada. Escribir como un orgasmo, un vómito, una buena puteada.. con ganas siempre!
    Personalmente, creo que Gabriel es de los que escribe así y por eso me gusta leerle.

    En fin, es cuestión de criterios.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. y eres un gran escritor , de los buenos . De piel , que no buscan fama vana ni se creen divos . Mis respetos

    ResponderEliminar

*