11 de octubre de 2011

Segundo Anuncio


RODRIGO VERDUGO PIZARRO -.

Se conectan mangueras al cuerpo para tragar agua de mar día y noche
Y así enloquecidos partir a la guerra
Que hay entre derrumbes y desdoblamientos
Son de la familia del hombre
Que alimentaba embriones astrales con tinta
Sus ecos llevan alcohol a la estrella, convierten en piedra pómez los cruceros.
Los están urdiendo desde lejos,
Por eso sienten la angustia que rodea al rayo
Llevan tierra a los espejos
Para ver si ella es la medida de la resurrección,
Están preparando un largo festejo,
Como vidrios que buscan una fibra oblicua
Nada pueden contra ellos, ni los exorcismos marinos que ahora bajan por las ventanas
Ni esa arena invisible donde permanecen las ataduras.
Se van hiriendo y esas cicatrices
Van diferenciando esos enarbolados contactos que hay entre la luz y el aire
Nos hacen lejano el cuerpo,
Cercana la incógnita de la que brotan las aguas
Ponen la nube trepadora al lado del instrumento espumoso
Ahora dicen: “Enjaularemos la sangre, no sin antes preguntarle
Si cielo o mar a la huella”, es que tantos resplandores nos han sido vedados,
Desde que las puertas volaron en busca del día,
Desde que el agua tiene la muerte en alto
Refulge como nunca el hilo que detuvo al diluvio
Y ellos partieron en busca de emblemas para la tierra
La seca estrella puso cuerpos acalambrados en el camino.
Los están urdiendo desde lejos y avanzan y avanzan
Encierran fuego en las estrellas para hacer reñir a las aves
Son reclamados como esas banderas o seres sin cabeza
Que hacen piar la imantación
Aunque todo parezca perfecto fijo e indisoluble
Todas las tardes raspan sangre seca de pájaro
Por el bien de todas las estructuras.
Partieron en busca de emblemas para la tierra,
De ese arraigo titilante que esta en vías de ser un internado
De cisnes mortíferos donde se entra a darse esos roces enrejados
Que hay entre los espermatozoides y el anticristo
Seres turnios hacen maderos a la orilla del camino
Se ajustaron los astros a un hilo de sangre.
¿Qué harán esta noche que los estoy mirando?
Tendrán una muerte con contornos de aire o agrandaran el anillo
O conseguirán un cadalso glúteo, o solo esperaran el día,
Porque siempre en el día tendrán la edad de los árboles,
Y dicen: “A partir de este rayo cada herida tendrá la edad de los árboles”
Por eso nosotros bebemos y nos alumbramos
Pero aguas y luces se abstienen de nuestra postrera desnudez.
Todo esto ya no esta ni siquiera en la larvada oscuridad
De quien ha cerrado todas las puertas,
Y esperado que los vidrios muestren aires sucesores.
Tocamos el dolor de los animales en los abismos nuevos
Después el cielo solo reflejo nuestra afinidad con las piedras.


Imagen: Oriol Jolonch

18 comentarios:

  1. Magnífica poesía. Sinceramente admirable.

    ResponderEliminar
  2. Es el estilo de poemas que me cautivan de verdad! Soberbio!!

    ResponderEliminar
  3. Impresionante,sorprende en cada nuevo poema que le publican. Los encuentro algo retorcidos pero muy buenos, una belleza singular.
    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  4. No sabía de este gran poeta, debo confesar que no sé mucho de poesía latinoamericana pero este es un hallazgo total para mí. Me gusta más que Neruda! Genial! Inmenso!

    ResponderEliminar
  5. el cielo...
    reflejos..
    de amor o de dor...
    cicatrices...

    han sido vedados

    abrazo serrano

    ResponderEliminar
  6. cada poema de "Anuncio" estremece, impacta, no da respiro este notable poeta


    Sofia

    ResponderEliminar
  7. Anónimo29/10/11

    poeta Rodrigo Verdugo, idolo de muchas.

    Anonima

    ResponderEliminar
  8. Por ahi escuche que se iba a publicar "Anuncio", por favor si saben algo por lo menos del libro, (porque del propio Verdugo nunca se sabe nada)contestenme

    Sofia

    ResponderEliminar
  9. Anónimo2/12/11

    Jorge: Como se de tu amistad con Rodrigo Verdugo
    ayudame a ubicarlo
    yo ni ni por telefono ni por correo, lo logro.
    ¿Vive en Santiago todavia?
    Lei en el comentario anterior que esta por salir "Anuncio". ¿sabes algo?
    Yo hice mi tesis sobre Verdugo, queria contactarlo para que la leyera.
    Ayudame en esto.

    ¿Alguen tendrà algun otro telefono?

    Anonima

    ResponderEliminar
  10. Anónimo19/12/11

    Te recomendaria no buscar a Verdugo.


    A

    ResponderEliminar
  11. Anónimo20/12/11

    por qué? se lo podría pitiar acaso?

    ResponderEliminar
  12. Anónimo20/12/11

    Anonima: Te ayudo con tres datos

    Verdugo parece que no vive en Santiago

    A los ermitaños como Verdugo no se les debe molestar.

    Podria ser que Verdugo podria matar a su insistente tesista

    Firma
    El rey de los anomimos


    El rey de los anonimos.

    ResponderEliminar
  13. Luego de sacudirme la arena adherida por la fuerza del torrente por el que no me dejé llevar sin embargo, cuando lo encuentr en cada mineral, resplandecerá Verdugo en cada esquina del abismo y así sabré.

    ResponderEliminar
  14. Valeria24/2/12

    Hoy he leido a Rodrigo Verdugo
    lo lei a pesar de su leyenda un tanto maldita y fantasmal

    Verdugo es uno de los poetas chilenos que mas me gusta.

    leo los comentarios anteriores,
    de, Javier Agostina, Anita Costa, Alejandra, tambien estemecidos por la poesia del gran poeta ermitaño.

    Leo el ultimo comentario de metametricam

    Puede este poeta sombrio ¿resplandecer?.

    Mi admiracion total para Rodrigo Verdugo, sus poemas me han estemecen, impresionan,fascinan.

    ojala sigan publicandolos en este espacio.

    Valeria S

    ResponderEliminar
  15. Anónimo24/2/12

    honestamente a Verdugo no le deben importar los comentarios, Verdugo es un gran poeta que ha sido negado, olvidado, no necesita aplausos, no busca ser reconocido. Verdugo es un poeta de verdad,

    Anonima

    ResponderEliminar
  16. Anónimo26/2/12

    rodrigo verdugo descansa en pez... murió atorado por el cuesco de una palta...

    ResponderEliminar
  17. Anónimo28/2/12

    ¿Existio Rodrigo Verdugo?

    el "Anuncio" parece haber sido escrito por un fantasma.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo19/3/12

    Rodrigo Verdugo, existio.


    ahora esta en un monasterio

    El rey de los anonimos

    ResponderEliminar

*