9 de noviembre de 2011

¿Dónde está el límite?

JESÚS CHAMALI -.

Estos días se ha abierto una nueva cuestión que está llenando las horas de tertulia de los politólogos, sociólogos y comunicólogos en las radios y televisiones nacionales. ¿Puede un personaje público utilizar las redes sociales como si de personas privadas fueran, sin autorregularse?

El debate ha saltado por el uso perverso que han hecho dos políticos de sus perfiles en Twitter y Facebook. En concreto, Francisca Pol Cabrer, exdiputada y candidata al Senado en estas elecciones por el PP, quién ha dimitido de todos sus cargos y se ha retirado de las listas al haber publicado en su perfil del Facebook un fotomontaje de la Ministra de Defensa, Carmen Chacón, enseñando una teta en una reunión de Jefes del Estado Mayor.

O a Fernando Autrán, concejal de tráfico de Madrid, que ha sido destituido por Gallardón por usar su Twitter para insultar y difamar con ese estilo tabernario y despótico que caracteriza a algunos políticos del PP madrileño. En concreto, algunas de sus perlas "democráticas" fueron comentando unas declaraciones del Ministro de Justicia: "Los demócratas sabrán ser generosos cuando ETA deje las armas" A lo que él apostilla: Desde luego, en vez de un tiro les meteremos dos. O comentarios en los que califica a la Ministra Chacón como de "pija de colegio de pago que casi no sabe hablar y que sólo se salva por el despliegue mediático de su pareja..." 

Les dejo el enlace para que, si les apetece, lean sus twitts. Yo paso de repetirlas.


La cuestión es: ¿Pueden los políticos expresar sus ideas sin cortapisas de ningún tipo? ¿Todo vale en campaña electoral? ¿Es admisible?

Yo no sólo creo que puedan. Es que deben hacerlo.

De esa manera tendríamos la posibilidad de saber cómo son en realidad, qué piensan, cómo opinan, fuera de la disciplina férrea de los partidos. y de la imagen estereotipada que muchas veces les es impuesta, y más aún en campaña electoral, donde todos besan niños, saludan a jubilados y sonríen a diestra y siniestra como si en ello les fuera la vida.

Pero también opino que deben ser consecuentes con sus declaraciones y afrontar las consecuencias de las mismas, como cualquier otro, como ha ocurrido con estos dos.

Hoy ha sido gente del PP, pero no nos engañemos, esto ocurre en las mejores familias. Pendencieros y maleducados se crían en todos lados y no me extrañaría que pronto salieran otros casos de otras formaciones. Y más ahora que la prensa ha descubierto un nuevo filón de basura que vender al público.

Y es que para ser concejal, diputado o senador en España, el único requisito que se pide es ser Español, mayor de edad y ser sumiso con las órdenes del líder. Lo del sentido común o la formación académica o humanista es un añadido que muchos de esos partidos consideran un peso muerto. Lo único importantes es acatar las órdenes sin discutirlas, y para eso, mientras menos formados, mejor.

Y así nos va...

7 comentarios:

  1. Ludmila9/11/11

    Lo que hacen es mostrar la hilacha. Celebro esa torpeza pues así sabemos a qué atenernos.
    Me gustó mucho su reflexión.

    ResponderEliminar
  2. Hoy en día se hace cualquier cosa con tal de conseguir seguidores, cualquier cosa contal de conseguir electores! Qué diferencia a una chica que busca contactos saliendo en bikini de una candidata a diputada que promete sexo oral por una banca?? Mucho, la primera es libre de hacer lo que desee y si sepasa la controlan los padres pero la otra merece un alto cuestionamiento social. No vale todo en política, así no se puede construir un país en serio!

    ResponderEliminar
  3. A mí, para entrar en mi trabajo, por el que cobro la "friolera" de 1.085.-€ al mes con las pagas extras incluidas por 8 horas diarias 5 días a la semana (incluyendo a veces domingos y festivos, me exigieron una formación universitaria y pasar por proceso de selección donde tuve que demostrar mis aptitudes y mis actitudes para desempeñar ese puesto de trabajo, compitiendo con otras 7 personas que aspirábamos al mismo.
    Sin embargo, el alcalde de mi pueblo apenas tiene acabada la Educación Básica, cuando lo oigo hablar, a veces creo que en vez de articular palabras conexas, escucho rebuznos...y este señor gana 54.000.-€ al año.
    ¿Soy yo sola la que ve un disparate y una injusticia en esto?

    ResponderEliminar
  4. El bullying virtual se ha convertido en una masiva arma de denostación por estos días. Lo practican colegiales, resentidos, envidiosos, apocados, celosos, criminales, corruptos, parlamentarios, pervertidos, acosadores y funcionarios públicos de todo tipo. Usualmente se hace de forma anónima, pero hay algunos pendencieros más estúpidos que el resto, como en el caso que expones, que se autoinmolan en su propia torpeza.

    Por acá, ya hay muchos casos parecidos. Entre los últimos, menciono a una alta funcionaria del gobierno de Piñera que instó a asesinar a la dirigenta Camila Vallejo a través de su twitter, y ni siquiera fue despedida, sino sólo amonestada.

    Otra alta funcionaria gobiernista se quejó hace poco en su twitter de que las molestias del cargo no valían el sueldo "reguleque" que le pagaban, lo que le trajo como consecuencia una lluvia de críticas y su renuncia. En Chile, el modismo "reguleque" significa algo desdeñable. El sueldo a que ella se refería bordea los 8 mil dólares, en circunstancias de que el sueldo mínimo en Chile, que recibe más del 50% de la población, es de menos de 400 dólares.

    Un tema que da para mucho, mi amigo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hay que lograr que estos politicastros del tres al cuarto (y me refiero a los de España, Chile y-me temo- a los del resto del mundo), se den cuenta de lo que son en realidad: nuestros empleados.
    La diferencia es que si yo me equivoco al elegir a mi empleado, lo despido o lo rebajo de escala sin más. Además, como dice Ana Matos, le exijo unas pruebas de acceso para garantizarme que estoy contratando al mejor, al más preparado.
    Sin embargo, la mayoría -no todos, vale, pero la mayoría, sí- de los políticos que nos ponen delante para que elijamos son meros mentecatos que no servían para otra cosa y vieron una oportunidad de progresar medrando en la política y, de paso, jodiéndonos a los demás la vida por su ineptitud.
    Pero la culpa de esto no es de ellos. Ellos, al fin y al cabo se buscan la vida con más o menos fortuna y con más o menos inteligencia.
    La culpa es nuestra por aceptar sin rebelarnos este sistema caduco, corrupto y pésimo en cuanto a sus resultados.
    Un abrazo a todos, pero en especial a Jorge Muzam que, como siempre, complementa mis ideas dándole una mejor y mayor perspectiva.

    ResponderEliminar
  6. Gran análisis, amigo Jesús. Eres una antena que nos mantiene al día de la podredumbre que nos rodea. Te lo agradezco igual.

    ResponderEliminar
  7. Los politicos 2.0 no tienen verguenza, expresan en la red el descaro y desparpajo con el que se conducen en sus actividades.

    ResponderEliminar

*