15 de diciembre de 2011

Por si no te vuelvo a ver

LILYMETH MENA -.

Durante muchos años he permitido que el mayor de mis temores anidara en mi pecho y se adueñara de mí. Si jamás lo externé o comenté con alguien, era por que siempre supe que mis intentos por hacerme la desentendida solo me dejaban mas en ridícula evidencia. Sentía que mis aires de “no me importa nada” solo materializaban en mi lo ineludible, y lo hacían visible a los ojos de cualquiera; así que al final, no hacia mucha falta hablar de nada con nadie.

Anoche mi pesadilla se hizo presente de una manera muy vulgar. Era su modo de hacerse la aparecida sin que existiera modo de no prestarle atención. La pinche advenediza. 

Una mancha blanca cubría parte de mi ojo izquierdo.

Tras realizarme varios lavados de ojo, descubrí que no era nada externo y tuve que pedirle a mi hija que me diera una descripción de la apariencia de mi cornea. Ya en la madrugada, con todas las luces apagadas y tendidas las dos sobre mi cama, tuve que bromear con ella para que no notara el miedo que yo sentía y que rebasaba el suyo. “En el peor de los casos habré perdido el ojo. Podría usar un parche de cuero negro con brillantes, y ponerme un sobre nombre de pirata”.

Hoy ha sido un día duro, quizá uno de los mas duros que he vivido.

Luego de pasar toda la mañana haciendo tramites y filas eternas. Me enviaron para valoración a un hospital especializado. En menos de quince minutos mi hermana y yo estábamos frente a un especialista que hablaba de modo conciso e indiferente.

“Sufres de cornea cónica y tu cornea ya llegó a su máximo. Tu única opción es solicitar un trasplante. Esperar a que un donante sea compatible contigo. Que tu cuerpo no rechace el trasplante o de lo contrario volverá a suceder lo mismo con la cornea nueva, la va a echar a perder. Tendrás que usar un lente de contacto en el otro ojo para intentar alargarle la vida, pero inevitablemente con el paso del tiempo y tu padecimiento degenerativo, también esa cornea quedará inservible. Así es esto de los trasplantes…una monserga”.

Comprendí que el hombre solo hacia su trabajo y lo hacia lo mejor que podía, no tenia por que tratarme con ninguna indulgencia; me levanté como pude de la incomoda silla y de modo agradecido y sincero estreché su mano. Un par de minutos más tarde me bañaba en llanto en el corredor frente a mi niña.

Lloré por la calle mientras mi hermana me llevaba del brazo.

Lloré en el metro ante la mirada expectante de los pasajeros, lloré en el supermercado en la fila para pagar, y continué llorando de camino a casa de mamá. 

Mi madre me dijo por teléfono “Dile al doctor que nos haga el examen y si somos compatibles te doy uno de mis ojos. Yo ya vi todo lo que tenía que ver” 

No he podido decirle que en realidad mi ojo no me importa tanto. Que por no verla llorar a ella, con mucho gusto me lo sacaría con mis propias manos y lo colgaría del perchero en la entrada de la casa. Pero no quiero que sufra por que su hija es una cobarde que se rinde antes de luchar. 

Así que si no me ven por aquí, o por allá, o por ninguna parte; tengan por seguro que es por que estoy haciendo todo lo que puedo, con la mejor cara que tengo.

A esta hora mi ojo esta totalmente ciego, está perdido en una especie de neblina espesa y muy blanca.

De regreso a casa le he explicado a mi hija que las gotas que me envió el medico solo sirven para aminorar las molestias (aunque en realidad yo no siento nada), pero que no sirven para recuperar mi cornea, le he dicho también que el mismo médico me aconsejo usar un parche para no sentirme incomoda por la luz y los destellos. 

Ella, con toda la fuerza que a mi me falta me ha dicho: “Podemos comprarte un parche de cuero negro con brillantes y buscarte tu nombre de pirata”.

10 comentarios:

  1. Qué dura situación, cuánta lucidez en medio de un golpe tan terrible. Buen relato, se siente en lo más profundo del corazón aunque el suyo lata a miles de kms de distancia. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Es real? Cuanto lo siento! No es sencillo comentar algo así, pero vaya mi aliento desde acá y aunque no la conozco al leerla es como si fuera parte de mi vida. Se quiere a las pensonas en internet que comparten sin restricciones lo que les sucede como a los amigos que por alguna razón tuvieron que irse lejos. Hay conexion apartir de la letras, no tengo dudas! un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Parche y alma pirata para luchar contra lo malo que nos pasa!! Ojalá su alma no caiga aunque el cuerpito falle, un abrazo gigante de parte de esta fiel lectora.

    ResponderEliminar
  4. Parace innecesario todo intento de dar fuerzas y animos cuando se pasa por un mal momento de salud pero qué más se puede hacer? Domina la impotencia y lo unico que se tiene a mano son las palabras para intentar reconfortar. qué mal!

    ResponderEliminar
  5. Ludmila Alonzo16/12/11

    Ojalá se la pueda leer de vez en cuando y se recupere pronto ese carisma tan lindo que tiene, una pena. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Me apena leer esto! Triste, triste. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Se comprende, se comparte tu sentir. Es difícil generar palabras remediadoras, sólo decirte que te queremos y valoramos por todo lo que eres y que con prodigioso talento lo has expresado al mundo.

    ResponderEliminar
  8. Mi querida amiga. Desde España te mando fuerza para que superes ese duro trance. La medicina hace milagros y tú tendrás ese trasplante. Y aunque no lo consiguieras, tienes tu otro ojo. Mi suegro se quedó sin un ojo siendo muy joven y, parece ser, nunca lo echó de menos. Vivió y miró el undo con perfecta nitidez. No te aflijas que todo se arregla.
    Te mando un bes muy muy grande.Me viene a la memoria la Princesa de Éboli. Recuerda lo bella que estaba con su parche en el ojo. Un beso muy muy grande.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo18/2/12

    Cierto, Lilymeth Mena, existen los milagros;que descripción tan linda tanto la pérdida de tu ojo izquierdo pero que gran alegría por tu recuperación por medio de los médicos y tu gran fortaleza, te digo sin ánimo de nada, soy creyente y practicante, rezo por mis amigos de internet, no digo a diario pero si al menos los domingos en mi participación en la Santa Misa, mañana lo haré en acción de gracias y por la completa recuperación con el pronto implante.
    José Luis Ramos
    Amigo desde.... no llevo cuenta, jamás te olvido.
    besos amiga Lilymeth Mena

    ResponderEliminar
  10. Deseo con lo más profundo de mi corazón que te puedan trasplantar la cornea y puedas ver con los dos ojos el mundo que nos rodea.
    Mucha fuerza para ti, te doy las que te hagan falta para cuando se vayan las tuyas

    ResponderEliminar

*