21 de marzo de 2012

Canción de Haisaoji o la ballena Ese Ejja


PABLO CINGOLANI -.

Estaba el río. No había hombres. Los días duraban años y los años, siglos
Siglos de saberme viva, siglos que podían acabarse en un minuto
No me importaba el tiempo, ni me importa
El rio trae mucha o poco agua: eso sí importa
El rio está lleno de pacúes y surubices, corvinas y tucunarés
El rio despierta con sus candiruses y bagres, sus sábalos y sus dorados
Eso es lo que importa, no si mañana es 7 de enero de 1782 o 4 de agosto de 2433
El río, el cielo, los árboles que buscan el cielo, las estrellas, eso es para tomarlo en cuenta
Ver las estrellas desde debajo del agua es algo que no te olvidas más: eso importa
Lo demás es arena, es el oro que se lleva la corriente
Ver las estrellas desde debajo del agua es algo que todos debiesen ver, al menos una vez
He visto las estrellas desde debajo del agua
He visto los árboles murmurando entre ellos desde debajo del agua
He visto a las parabas, sus plumas brillantes como el fondo de mis ojos
He visto colibríes que danzaban enloquecidos y volaban con tal frenesí hacia arriba que hacían suspirar al sol
Deberías ver al sol desde debajo del agua, al menos una vez
He visto al sol oscurecido por los tojos y a los tojos haciendo malabares y milagros con sus picos
Desde debajo del agua, he visto a las hormigas navegando hacia el norte, un ejército de tucanderas que tenían de rehén a un alacrán
He visto a las tarántulas bañándose y a los petos picantes que no les gusta el agua
He visto tanto con mis ojos, he visto todo
Tigres, tapires, tucanes
Desde debajo del agua
Se ve el mundo de otra manera
Desde debajo del agua
Sigo viendo al mundo
Te sigo viendo
Te escucho
Desde debajo del agua
Todo se escucha, todo se siente
El llanto del ambaibo, el crujir de la chonta
Las canciones que canta el chuchío
Deberías escuchar al menos una vez las canciones del chuchío
Desde debajo del agua
Siento a las naranjas madurar
Las historias que el pacai le cuenta a la guayaba
Desde debajo del agua
Los escucho a todos, te escucho, te estoy escuchando
Tengo más de cien mil veranos encima o muchos más y sigo escuchando, te sigo escuchando
Desde debajo del agua
¿Vos me escuchas desde encima del agua?
No importa dónde te encuentres
Sé que estás encima del agua
Deberías escucharme desde debajo del agua
Deberías escucharte desde debajo del agua
Escucha como cae la almendra
Cómo madura el plátano
Cómo el mapajo florece
Escucha a la selva y a la montaña
Escucha a la sombra y al arco iris
Escucha a la ceniza y al agua
Hay que escuchar al agua desde debajo del agua
Viví escuchando al agua hasta que llegaron ellos, los Ese Ejja
Viví escuchando al agua desde debajo del agua hasta que conocí a los hombres, a los Ese Ejja
No he dicho mi nombre. Los Ese ejja me nombraron Haisaoji
Digamos que soy Haisaoji o la ballena Ese Ejja o cómo quieran llamarme. Pueden ustedes llamarme Ismael… No he dicho mi nombre, no les diré mi nombre
Mi nombre no es importante
Ver las estrellas desde debajo del agua al menos una vez, eso sí importa
Escuchar al ambaibo llorar, que la chonta cruja, el grito del cedro, eso es lo debe importarte
Mi nombre, no. Ellos le pusieron nombre a todo, al río también, al río que estaba cuando nací, al río que estaba siempre
Bahuaja lo llamaron
Río Bahuaja. Bahuaja cuei –ellos le dicen cuei a los ríos
Nos hicimos amigos
Con los Ese Ejja nos hicimos amigos
No digo que fue fácil. Me quisieron amarrar en un sitio, en una poza que ellos llaman Topati
Sucede que no sabían ver las estrellas desde debajo del agua
Les enseñé a ver las estrellas y las parabas desde debajo del agua, y nos hicimos amigos
Hay cosas que no se olvidan, les dije, y que importan
No importa el tiempo pero ver las estrellas, sí
No importa la culpa pero escuchar a la selva, sí
No importa la guerra –se mata o se muere- pero sentir a los jaguares volando, sí importa
Si lo ves, si lo escuchas, si lo sientes, desde debajo del agua
Se ve el mundo de otra manera
Desde debajo del agua
Sigo viendo al mundo
Te sigo viendo
Te escucho
Desde debajo del agua
Todo se escucha, todo se siente
Desde debajo del agua
Todo es distinto, todo es más bello
Desde debajo del agua
Todo es posible
Todo es de todos, carajo
Desde debajo del agua
Todo es respeto
Todo es pasión
Desde debajo del agua
Dejjocaya iñá, ya me estoy yendo, como dicen ellos
Aunque nunca me voy
Porque siempre estuve, siempre estoy, siempre estaré
Debajo del agua
Pueden ustedes llamarme Haisaoji
Soy el espíritu que no se apaga, lo que jamás morirá
Soy el fuego, la inspiración, de lo que siempre renacerá.


Pablo Cingolani
Río Abajo, 17 de marzo de 2012

3 comentarios:

  1. Canción o poema, es realmente hermoso leer ese desglose de palabras que aman la vida, la naturaleza, la existencia del todo por lo que es y cuánto es. Puedo imaginar el canto de una ballena? La verdad que podría pero me parecerían inverosímiles mis propias palabras, en cambio estas parecen tan reales que me recorre un escalosfrío de emoción.

    Lo disfruté mucho y muchas veces, tantas como se repite el tema preferido en una tarde gris en la que nos ganó la melancolía.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Lo visto. Eso es lo importante. Aunque se pierda como un soplo al cerrar los ojos.

    Sublime, amigo Cingolani.

    ResponderEliminar
  3. Muy imaginativo, muy bueno! Saludo

    ResponderEliminar

*