29 de junio de 2012

Debajo del puente

GABRIEL PRACH -.

Soy un sobreviviente. Se lo he dicho a Paula y ella no me cree. Murmura una chuchada y corta el teléfono ahogando el ruido del tráfico de Ñuñoa. Claro que ella no me conoce. Apenas nos hemos visto algunas veces, compartido una botella de vino, un juego de cartas y esas cosas. Entonces cómo podría saber, (escribo mientras mi jefe brama por radio para que lo auxilie). Yo soy un sobreviviente. De una u otra forma lo soy y aún sigo buscando le digo a la Paula, aunque no sé precisamente qué es. Y por supuesto que no soy el único. Podrías haberle preguntado al Santiago, pero se ahogó en Río Bueno la semana pasada le cuento desvelado a las tres de la mañana. Fui a su entierro aquí en el cementerio local y me vi reflejado en decenas de otros iguales a mi. Es que la sobrevivencia se torna un ejercicio brutal en éste país de mierda, especialmente aquí en el puerto, en donde sucumbimos bajo los que la llevan, esto último entre comillas. Y se nota, era que no. Acaban de reinaugurar vía ministros de Obras Públicas y Hacienda, tipos relindos sin duda, la reparación en tiempo récord del puente Lo Gallardo y no había ninguno de aquellos que trabajaron en él, salvo mi villana presencia con foto incluida y beso de una gorda algo pasada con las vainas de la recepción previa. Un miembro de la comitiva, luego de preguntarme de la posibilidad de un baño para que los ministros larguen la corta o la larga según la necesidad, me dice que es uno de los primeros puentes en arreglarse tras el terremoto. Es cierto le digo, en cierta forma siempre ha sido el primero. Me pregunta si hay buena pesca, le digo que si, que se puede encontrar de todo por ahí, hasta unos cadáveres añejos que olvidaron los milicos del Mamo Contreras en sus recodos. Es que el puente tiene que ser muy fuerte para aguantar tanto tráfico de camiones y la carga histórica que lo abruma. Valientes quienes aún transitamos por estos lados concluyo.


Los sobrevivientes por definición somos tipos sin tiempo. Despertando antes del amanecer para ganarlo, pero que igual nos falta. Para qué hablar de algo de vida social. Esa interacción necesaria para oxigenar la neurona como dice my boss troglodita. El tiempo se me escurre y me da justo en las bolas el no hacer ni la mitad de las cosas que he planificado.

Ayer en la tarde, conversando con un amigo mezcla de chico pyme 2.0 y folklorista desahuciado, descubrí que siempre sería un sobreviviente. Porque para que estamos con cuentos, para dejar de serlo necesito ser “vivo” de verdad y a mi me falta para eso; o vivir de las minas, cagar a alguien como se estila o que la “fuerza” me acompañe como se dice vulgarmente. Dudo que algo de esto pueda ocurrirme. De repente si hubiera sido un tipo del alma negra estaría de lo más bien creo yo. No juntando monedas que es un ejercicio retórico permanente. Hasta mi sexo se ha aletargado ante la ordinariez del presente. La falta de cosas a ésta altura ya me provoca risas ¿Qué más puedo hacer?, ¿Qué no he repuesto los vidrios quebrados por el terremoto y que el viento en el nylon no me deja dormir?, mierda, ¿Qué el piso se hundió y el frío me cala los huesos?, mierda, mierda, ¿Qué quedé de acuerdo con ella de escaparnos a algún lugar remoto, pero que mi tío benefactor se largó a Brasil? Tres veces mierda. Ya no me resta más que reírme de mi miseria y de la de todos. También de los perros culiados que andan juntando fuerzas para aguarle la fiesta a los gentleman fascistas del gobierno. Me cago de la risa. Buena terapia si me preguntan.

De seguro que la Paula se debe estar riendo también. Comiendo galletones de chocolate tirada de guata en la cama y jugando hipnótica en su pc de bolsillo. Suerte la de ella, (aquí me pongo envidioso), la de tener una abuela que la lleve a conocer la Barceloneta. El problema es que no tengo una plaza allá en España que lleve mi apellido como tú mi querida Paula. Yo creo que ese es el verdadero problema de ser sobreviviente.

Imagen: Puente sobre la desembocadura del río Maipo, Llolleo, Chile.

10 comentarios:

  1. Dios gracias que sobrevive para poder compartir este relato. Lo encuentro fantástico, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Qué fue de los jaeces y caballos... Suelo acordarme de las Coplas de Jorge Manrique cuando me encuentro con tanto hijo de puta que lo tiene todo a sus pies, que ha acumulado propiedades, mansiones, rincones idílicos, empleados por doquier, joyas, vajillas, cuadros, caballos fina sangre, camionetas que parecen tanques, y mujeres y amantes por montones, y que conspira contra los cambios sociales que favorezcan a los pobres (porque lo quieren todo para ellos) y sin embargo, sé con exactitud que de ellos no quedará ni un mal recuerdo cuando le claven el cajón. Nada, absolutamente nada.

    Y en cambio los sobrevivientes que pateamos la perra con las chauchas y la inflación a cuestas, dribleando las humillaciones, invirtiendo el maldito y único tiempo en trabajar por una miseria para enriquecer a otros, pues aún así nos las hemos arreglado para dejar nuestra sólida huella inmortal.

    Es un orgullo que escribas en Plumas, amigo Prach. Eres (y lo digo con convicción absoluta) uno de los mejores escritores chilenos, entre no más de cuatro o cinco. Porque no hay más que tengan voz propia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Según el día, mi día, podría afirmar que lo conozco pero la realidad es que no.. a penas lo he leido y hemos compartido algún que otro mensaje en los espacios virtuales en los que convivmos. Aún así, en total contradicción, podría asegurar que es ud un sobreviviente por comprensión y extención en sentido matemático y metafórico. Lo presumo y lo asumo desde sus letras que nos llegan cargadas de una bronca que no está en disonancia con los hechos de la realida inmediata.

    Sobreviva y escriba, saludos! Siempre da gusto lerle.

    ResponderEliminar
  4. Se tiende en la cama panza arriba y piensa en cuánta agua ha corrido bajo el puente ¡! Todos somos un poco sobrevivientes. Como decía Bertrand Russell "El que la ciencia pueda sobrevivir largamente depende de la psicología; es decir, depende de lo que los seres humanos deseen."

    Muy bueno.

    ResponderEliminar
  5. Se podrá vivir sin mentir pero es imposible sobrevivir diciendo siempre la verdad. De batalla, no baje los brazos ni acalle su voz.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Vivir es sufrir y sobrevivir es darle sentido al sufrimiento. Todo pasa por una razón, pasa para que nos curtamos y a las patadas nos abramos paso entre la multitud.

    ResponderEliminar
  7. Hociconazo26/6/12

    La costa de San Antonio es una gran tumba marina de luchadores sociales.

    Pregúntenle al Mamo cómo llegaron hasta esas profundidades.

    ResponderEliminar
  8. No planifique señor Prach. Intente no hacerlo. No es un consejo. El tiempo igual se le escurrirá pero lo golpeará en un lugar menos doloroso.

    Cruda narración, como la vida.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Conozco ese puente. Me voy por ese camino cuando viajo a Viña. Me gustó su mirada Gabriel. Hay cosas que comparto y otras que trato de entender ¿Paula es un personaje o existe realmente?

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Paula si existe. Vive corriendo entre la comuna de Ñuñoa y su trabajo en el centro. Pero hace más de dos años que no hablo con ella.

    ResponderEliminar

*