9 de julio de 2012

No lo sé...

JESÚS CHAMALI -.

Dicen que la ausencia de la persona amada causa un dolor tan intenso que es capaz de matarte o de hacerte desear estar muerto.

No lo sé.

Tú te has ido, pero yo soy incapaz de sentir nada: ni amor ni desamor, ni rencor ni añoranza, ni alivio ni tristeza; nada.

Allí dónde antes tuve un corazón palpitante hoy sólo queda un negro y gélido agujero; un negro y gélido agujero de profundidad insondable.

Dicen que cuando la persona que amas se va, tus ojos se pasan el tiempo buscando los suyos en los ojos de los demás.

No lo sé.

Yo en la cara de los demás sólo veo manchas borrosas y no puedo ver ningún rasgo que los defina con claridad como personas diferentes. Tal vez sea porque cuando miro mi cara, allí donde antes estaban mis ojos hoy sólo veo dos huecos llenos de soledad y tristeza.

Dicen que cuando una persona pierde a su amor, se pasa las noches mirando al cielo, buscando en él respuestas y complicidades.

No lo sé.

Yo cada vez que miro al cielo sólo veo un terrible manto negro preñado de oscuridad donde cada pregunta, en vez de una respuesta, genera cien preguntas más.

Hoy me dijeron que sólo el amor cura las heridas que el amor inflige.

No lo sé.

Hoy ni siquiera sé si existo yo como me percibo a mí mismo o tan sólo soy una enloquecida entelequia de mi mente enfermiza, como para creer encima en el poder curativo del amor, o incluso en su propia existencia.

(Texto inspirado en mis conversaciones de amanecida con mi amigo Santiago)


Publicado simultáneamente en el blog del autor "El rincón de Chamali".

6 comentarios:

  1. Tiendo a pensar que nuestro ser fabrica una especie de neblina adormecedora para que el desamor y el abandono no nos maten como un rayo fulminante. Algo así como una coraza incomprensible para no morir tan de repente.

    Muy bien escrito. Un abrazo mi amigo.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que yo tampoco sé. Me parece dificil decir en lineas generales qué sucede a una persona cuando la dejan de querer, cuando se termina el amor, o cuando se elige ir por caminos diferentes. Todo es relativo, todo sentir es personal.. único. A veces se tiente todo y otras absolutamente nada. Bunen texto, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Stendhal decía que "el amor es una maravillosa flor, pero es necesario tener el valor de ir a buscarla al borde de un horrible precipicio." Lo que ocurre Lore es que muchas veces nos acercamos tanto a ese precipicio que acabamos cayéndonos irremediablemente por él. Amar y "desamar" es ciertamente, tal como dices, una experiencia tan personal y único, que aunque todos lo hayamos experimentado alguna vez, cada uno lo siente de manera única y personal. Y no me cabe la menor duda de ello.
    Este amigo, a pesar de contar con la experiencia de haber visto como otros antes han pasado por este trago amargo, lo está viviendo como si él fuera el único en este universo que ha vivido un trance así.
    Su ira, su miedo y su dolor son tan únicos y genuinos que yo sólo he puesto las palabras a esos sentimientos.
    Un gran abrazo a mis dos queridos amigos Jorge y Lorena.

    ResponderEliminar
  4. El amor es tan impredecible que es un vertiginoso viaje a no sé donde. Será por eso que nos gusta tanto? No sé. Me gustó mucho

    ResponderEliminar
  5. Una vez compruebas que nadie se muere de desamor, te conviertes en un alma libre...

    ResponderEliminar
  6. Anónimo25/8/13

    Como cita Jesús: Stendhal decía que "el amor es una maravillosa flor, pero es necesario tener el valor de ir a buscarla al borde de un horrible precipicio." Puede asumirse o no ese riesgo; de no asumirse te quedas con un dolor impotencia insoportable, y de asumirse, puedes caer y date por muerto, o puedes conseguir la flor y ser la persona más feliz del mundo... con el riesgo de que todo lo que te llena, en caso de vaciarte, te puede producir un tremendo vacío... y el dolor ser tan profundo, que te quedes en modo "No lo sé". Me encantó el relato.

    ResponderEliminar

*