11 de septiembre de 2012

Un litro de pan

JUAN PABLO JIMÉNEZ -.

“Todo comienza y
todo acaba en ti”

Ismael Serrano

Me gusta ver a dos lesbianas tomadas de la mano en pleno terminal de buses en Santiago. Con el pelo teñido púrpura una y verde la otra.

Me gusta que un feligrés deje de creer en el papa después de que se muriera su único hijo (y después de llevar veinticinco años yendo a misa todos los domingo).

Me gusta que Ricardo Latcham antes de beber con sus amigos dijera: “Empecemos el cañoneo a babor y a estribor, muchachos”.

Me gusta que un cura confiese que va a casas de putas porque esa es la única forma de no abusar a niños.

Me gusta que tengamos un Presidente tonto porque es lo que nos merecemos.

Me gusta que los estudiantes salgan a las calles a protestar disfrazados como para un montaje de teatro, porque así embellecen el mundo.

Me gusta que un suicida tenga los cojones para lanzarse al abismo como un acto de liberación.

Me gusta que existan historias como la de “Into de wild”.

Me gusta que 4 mil personas salgan a la calle, a las siete de la mañana, desnudas como un grito de belleza universal.

Me gusta que Mike Paton le diga a Don Francisco en su cara que es Don Corleone.

Me gusta que Mauricio Redolés diga en un despacho al aire para una radio que la única respuesta que consiguió de la Fiscalía cuando denunció el robo de sus instrumentos, fue una carta en que el Ministerio Público le decía que comprara un tarro de miel, untara la pichula y se chupara el pico.

Me gusta que un periodista le tire un zapato en la cara a Bush, porque eso demuestra que la seguridad yanqui no es tan grande como la pintan.

Me gusta reconocer cuando la cagué y después pedir perdón.

Me gusta que a pesar de los altos índices de divorcio, existan algunos que sigan creyendo en el amor.

Me gusta comer charqui en una plazuela de pueblo de noche con mi mujer cagados de la risa aunque nos piquen los zancudos.

Me gusta poner nervioso a Claudio Rodríguez porque eso me da mucha risa y me relaja.

Me gusta que mi psicóloga se ría cuando le digo que para variar, en cualquier embrollo que suceda, el concha de su madre siempre soy yo.

Me gusta que el papa dijera que el infierno no existe.

Me gusta que Maradona dijera que los mafiosos se la siguieran chupando.

Me gusta tomar un ponche en un boliche con mi mujer y decirnos las cosas que nos molestan del otro como un proceso de crecimiento.

Me gusta decirle a mi ahijada Laurita, cuando la voy a buscar para llevarla a su jardín, que nos vamos en una nave espacial y que por eso ella se ría.

Me gusta dejar el auto en casa y salir media hora antes a trabajo para irme a pie.

Me gusta darle cien pesos a un hombre que me pide una moneda para comprarse “un litro” de pan.

Me gustaría que abiertamente explicaran el negocio que significa ser una empresa que “aporta” a la Teletón.

Me gusta que publiquen libros, que hagan teatro callejero, conciertos de música clásica gratuitos. Que los curas pedófilos se vayan a la cárcel.

Me gusta que en este preciso momento una mujer esté pariendo.

Me gusta que los maricones no sean discriminados.

A veces me gusta ser el más huevón al arco.

Me gusta que el poeta Claudio Bertoni viva solo.

Me gusta que en Cumpeo exista La Ruta de Condorito.

Me gusta que un borracho pase las llaves.

Me gusta –de nuevo– que Mauricio Redolés en un programa en vivo de televisión, cuando le pidieron que recitara una poema, dijera: “Hay viejos culiaos que no creen en el amor”.

Me gusta que un socialista use corbatas de cien lucas porque eso me da risa.

Me gusta que un derechista amigo de los empresarios destruye sindicatos diga que está con el pueblo, porque al final es una mofa a ellos mismos.

Me gusta sentarme en una banca de la Alameda, abrir una lata de cerveza con mi hermano Oscar, comernos un pan con mortadela y mirar a parejas de viejitos tomados de la mano.

7 comentarios:

  1. Raúl de la Puente11/9/12

    Nos emborrachamos con pan y saciamos el hambre con vino.
    Buen juego de palabras.

    Raúl

    ResponderEliminar
  2. Me gusta.... muy bueno, excelente.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta su escrito JP, aunque no me gusta tanto que le guste poner nerviosillo a mi buen amigo Claudio Rodríguez :)

    Un abrazo!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Siempre nos gustan cosas y sucesos que se parecen y se oponen. Siempre habrá algo que nos guste y nos disguste al mismo tiempo, por eso sabemos que estamos vivos.

    ResponderEliminar
  5. Con razón está tan escasa la miel.

    Güenazo.

    ResponderEliminar
  6. Una diatriba política de época, muy personal, muy Jiménez.

    Buen texto amigo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

*