6 de octubre de 2012

Bípeda sin escrúpulos


Por Fabiana Alonso

Cada segundo parece un diminuto paso a la eternidad: en esta primavera lo que floreció fue totalmente anónimo, flores sin nombre.

No hay manera humana de escapar (uno debería volverse zorro en la noche, aunque he visto muchos zorros cruzar los caminos del campo por la mañana).
 
No hay manera de ser escrupulosa porque aunque se trate de una cuestión de principios esto va de finales, de enterrar las entrañas y de conservar el esqueleto.


6 comentarios:

  1. Inexplicablemente claro. Las flores pueden sobrevivir sin nombre, y a pesar de todo. Los zorros caminan rapidito y desconfían hasta de los silbidos del viento. Por eso sobreviven, y de paso huelen las flores. He visto a más de un zorro salvaje en esos menesteres.

    Los buenos escritores se reconocen entre sí y caminan juntos, de cerca o de lejos, per caminan juntos.
    Es un orgullo que escribas en Plumas, Fabiana.

    Por mi parte, la más cordial bienvenida y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Admirable.
    Te dejo a cambio uno de mis poemas favoritos


    Sentado a la sombra inmortal de un sepulcro,
    o enarbolando el gran anillo matrimonial herido a la manera de palomas
    que se deshojan como congojas,
    escarbo los últimos atardeceres.

    Como quien arroja un libro de botellas tristes a la Mar-Océano
    o una enorme piedra de humo echando sin embargo espanto a los acantilados
    de la historia
    o acaso un pájaro muerto que gotea llanto,
    voy lanzando los peñascos inexorables del pretérito
    contra la muralla negra.

    Y como ya todo es inútil,
    como los candados del infinito crujen en goznes mohosos,
    su actitud llena la tierra de lamentos.

    Escucho el regimiento de esqueletos del gran crepúsculo

    Pablo de Rokha

    ResponderEliminar
  3. Bellamente breve y encantadoramente furibundo. Encuentro sumamente interesante este tipo de textos que lo dicen todo de uno y su visión del mundo en pocas palabras. Con lo breve se mueve el mundo de hoy.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Antonio Carreño8/10/12


    O a la extinción.

    ResponderEliminar
  5. Se ha despejado el camino de los lomos de burro. Eso entiendo con el título. No duda, no siente asco, no cree en la exactitud.

    La primavera es un crisol. Estoy seguro que usted ha visto muchas caras de ese crisol.


    Notables palabras.

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por compartir con nosotros ese pedazo de ti. Pasate por www.willhelmtanned.blogspot.com a ver si te gusta lo que hay

    ResponderEliminar

*