23 de abril de 2013

La voz en su laberinto

ENCARNA MORÍN -.

Un buen día desafió abiertamente el pudor y decidió ventilar lo que había creado. A partir de un primer texto de ficción, terminó convirtiéndose en “persona que escribe” un relato real o imaginario.

El mundo sigue girando pero para ella ha surgido un nuevo espacio, hasta ahora vetado, y es el de la creatividad, que viene a captar el caudal de su energía. 

Casi sin darse cuenta se convirtió en cazadora de lectores y en furtiva ladrona de historias. 

Desde el laberinto de los personajes en busca de autor y las leyendas inacabadas, deambula de un escenario para otro rogando al dios de la vida que jamás le abandonen las musas de la inspiración. Aunque se presenten de madrugada y sin avisar, no importa. Que salgan a dar un paseo de vez en cuando, pero que vuelvan.

No imaginaba en sus comienzos que jamás saldría de este entresijo. Atrapada para siempre en un mundo de olores, sonidos, finales, comienzos, tramas y sorpresas, la escritora recién descubre que de ahí no se irá ni aún después de muerta. 

Hace bien en saborear todo lo que antes no existía y ahora tiene vida propia. Ese placer no tiene precio. 

No descansa, se da una tregua. No compite, solo se intenta superar. 

La desvergüenza ahora llega más allá: se percibe como creadora, con voz propia, distinta de todas las voces pero a la vez eco de otras tantas. No se ruboriza cuando se calza los zapatos de escribir y se mete en el pellejo de la mujer que lanza un grito desgarrador cuando el dolor le llega bien adentro, o bien cuando baila al son de la armonía en los espacios que, sin proponérselo, transita cada vez con más frecuencia. 

Se da licencia para viajar a través del tiempo y el espacio, visita lugares que apenas conocía por referencias. El viaje más fascinante es el que llega hasta lo más hondo de las almas de las voces. Sin paracaídas y a pleno pulmón se arroja y bucea en el laberinto de los recuerdos. 

Reivindica cada día la existencia, con sus sinsabores y sus alegrias. Ha decidido ocupar su espacio sin solicitar permiso para ello. Tiene su propio amo que es ella misma y sus propios fantasmas a los que alimenta cada tarde. También están sus miedos y sus fantasías. 

No ha habido un tiempo perdido haciendo otras cosas. En realidad todo el tiempo ha sido su voz. 

Fotografía: Krithóval Tacoronte

7 comentarios:

  1. Hay quienes dicen que todos tenemos un escritor dentro, la verdad es que yo no lo creo así. Eso de andar viendo y creando no se me da en lo absoluto, lo que tengo que hacer lo hago con sentido práctico y no más.
    Muy bueno, saluditos

    ResponderEliminar
  2. Afortunadamente para el mundo de los lectores, y para la memoria colectiva.
    Esa voz debe seguir emitiendo, incansablemente, como hasta ahora.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  3. Los escritores tienen un don, la capacidad de trasmitir a través de sus palabras y transportarnos a mundos alternativos o hacernos sentir en la piel de otro activando ciertas partes de nuestro cerebro es UNICA. Abrazo a todos los escritores, me hacen la vida mas amena.

    ResponderEliminar
  4. Realmente, ese estado de "trance" en el que nos adentramos cuando una historia nos ronda la cabeza, es una dosis de adrenalina que nos hace tocar la felicidad con la punta de los dedos.
    A veces las palabras fluyen de forma casi inexplicable. Posiblemente toda la experiencia de una vida y todos los libros que hemos leído están almacenados en una archivo mágico, listo para ser usado.

    ResponderEliminar
  5. "...todo el tiempo perdido ha sido su voz..." muy definitivo, Encarna, efectivo.

    ResponderEliminar
  6. No sé como hago pero siempre llego por aquí a las plumas y me encarno con la letra de Encarna; ¿será coincidencia o el azar que fue publicado para el 23 de abril el día de la lengua o el idioma o la escritura? ya ni sé ,porque todos los días se celebran fechas y si son para la lectura o el oficio de escribir enahorabuena!
    Y qué bella la fotografía elegida. Esa frase de Encarna "A veces las palabras fluyen de forma casi inexplicable. Posiblemente toda la experiencia de una vida y todos los libros que hemos leído están almacenados en una archivo mágico, listo para ser usado." es una definición perfecta de lo que transmite este texto. Voy a compartirlo en Vorax Lectora ,una vez,descargada la foto junto al texto y también enlace con fuente .No sé si me expliqué ...
    Un abrazo e invitada Encarna ,a Vorax Lectora https://www.facebook.com/voraxlectora

    ResponderEliminar
  7. Es un privilegio... a veces escribimos textos que pasan al olvido, hasta que alguien los rescata y parece que renacen. Eso es lo que ha ocurrido en este momento. Sin duda, las fotografías de Kristhóval son una fuente de inspiración... Un lujo poder ilustrar con ellas.

    ResponderEliminar

*