28 de abril de 2013

Los retornos de Calfucurá y Vaicama Pirú

CLAUDIO FERRUFINO-COQUEUGNIOT -.

Mi madre alimentó una tradición. Como a Borges, a mayor distancia geográfica, me subyuga aquello relacionado con los gauchos, la indiada, facones y cautivas. Ella me introdujo al rebelde Martín Fierro. Me dio a leer "El último perro", de Guillermo House y muchas otras historias.Además estaba en casa la zamba en cuyo ritmo se agitan las muertas vidas de Felipe Varela, el Chacho Peñaloza, Taboada... Cuando me sugirió Güiraldes, edición Losada de tapa naranja, intuí una aproximación diferente a la pampa, y sin embargo tan criolla.

El indio en buena parte de esta literatura hacía o el papel de malo o el de salvaje. Clara -y supuesta- oposición entre civilización y barbarie. Leopoldo Torre Nilsson lo precisó con violencia en su filme sobre el poema de Hernández cuando los pampas, nombre genérico para una multitud de etnias, cortan a cuchillo los talones de aquellos que se quieren fugar del cautiverio en los toldos.

Esa frontera interna, apenas al sur de Buenos Aires, pervivió hasta casi fines del siglo diecinueve, cuando Julio Argentino Roca decidió lanzar su "Campaña del desierto" contra los naturales y abrir paso tanto al etnocidio como a la modernidad.

Calfucurá (Piedra Azul) fue un cacique araucano nacido en Chile que reunió a las huestes indígenas creando una inmensa confederación, un estado dentro de otro, desde Mendoza hasta la Patagonia. Jugó un papel en la convulsa historia argentina de entonces y Rosas compró por un tiempo su paz. Finalmente el cacique arremetió contra el Restaurador y se asoció con Urquiza.

Desde su cuartel general en Carhué lanzaba incursiones a los establecimientos blancos de avanzada. Mantuvo en vilo a las poblaciones provinciales bonaerenses y se temía que el malón alcanzase la capital. Hasta que en 1872, en la batalla de Pichi Carhué, las considerables bajas indias lo hicieron replegar. Murió al año siguiente, rodeado de "chusma" -como se denominaba a las mujeres-. Su tumba fue saqueada, robada la platería que lo acompañaba, sus ponchos y una veintena de botellas de ginebra y anís. Sus huesos dieron en el Museo de Ciencias Naturales de La Plata.


El cacique charrúa Vaicama Pirú combatió al lado de Artigas y Rivera. Un extracto de Paul Rivet cuenta lo extraño que era ver a Vaicama y su horda de "salvajes desnudos y montados en pelo, no teniendo más armas que sus temibles lanzas, poner en derrota a los batallones brasileños". A pesar de sus antecedentes en la guerra patria, el ya presidente Fructuoso Rivera decidió deshacerse de los charrúas y con tal fin los citó en la localidad de Salsipuedes donde fueron masacrados. El gobierno uruguayo "cedió" a un tal De Curel, especulador francés, al cacique y a cuatro otros prisioneros. De Curel los exhibió en Francia en su circo ambulante hasta que murieron o se fugaron. Los restos de Vaicama Pirú terminaron en el Museo del Hombre de París. Hoy se los pide de regreso; a Vaicama Pirú para enterrarlo en el Panteón Nacional, junto a los traidores; a Calfucurá para devolverlo a su nación, a la tierra fría y desolada, pero suya, de Neuquén. Con ellos vendrán otros muertos: el capitanejo Chipitruz, el cacique Cherenal y un machi o brujo.




25/11/03
Publicado en Lecturas (Los Tiempos/Cochabamba), noviembre, 2003
Imagen 1: El cacique Calfucurá
Imagen 2: Enviados de Calfucurá a Justo José de Urquiza

5 comentarios:

  1. Hoy Julio Argentino Roca está siendo puesto en su lugar. Esta figura es cuestionada por su acción y es criticado fervorosamente por las formas para hacer lo que hizo ¿Qué hizo? Cometió un genocidio. Fue la espada que se empuñó en contra de los argentinos originarios, esta Argentina eregida sobre la sangre de su gente debe pedir perdón y dejar de exaltar la imagen de otro canalla de la historia.
    Muy buen texto, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hay que reescribir la historia en todo lado, críticamente. Lo que se hizo en la famosa expedición al desierto fue eso: genocidio. Un genocidio que sigue cometiéndose, a escalas menores y disimuladas, todavía hoy. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Un tema que también me apasiona. Excelente artículo, estimado Claudio. Espero explayarme en siguientes comentarios respecto a varios puntos.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  4. Añadiré algún otro relacionado a éste. Saludos, Jorge.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo18/4/14

    el de la primer foto es Pincén

    ResponderEliminar

*