5 de junio de 2013

John Donne, Maroon 5 y la Tecnología



RICARDO MENA -.



La palabra y la imagen.

Ambas piezas versan y tratan sobre el mismo tema: el deseo de convencernos de que la cama es la única realidad que importa cuando tenemos el amor de nuestra pareja a nuestro lado. Una de las cuestiones que toda comparación (odiosa o no) saca a la luz es el valor en sí mismo de cada uno de los elementos confrontados. En este caso, en el vídeo está todo dado y hecho para que sea disfrutado, como ocurre en el cine o en una retransmisión futbolística; en la poesía no; en ella se nos invita a que seamos nosotros mismos los que completemos las imagénes y les demos vida y vigor. En el vídeo somos pasivos o limitadamente activos espectadores; en el texto somos cohacedores, copartícipes, espectadores activos plenamente siempre y cuando tengamos capacidad para imaginar lo que nos está siendo mostrado o luchar por imaginarlo con la máxima extensión: cómo es la habitación del poeta, las ventanas, las cortinas, el sol, la cama, la India, el amor, los Reyes, los gestos del amante, su rostro, su entonación, el sonido de su voz, etc., etc. Aventuro que, más que la pintura y la televisión, la poesía y la literatura comparten con la música algo que no tiene precio: la renovada y siempre fluyente representación del objeto que está siendo leído o escuchado. Por eso muchos han dicho, con acierto, que la poesía es música en su esencia. La música de las palabras. Es cierto y es verdad y está ocurriendo que vemos que la tecnología puede limitar el acceso a este disfrute tan democrático y dador de libertad. Pero esa limitación no implica su extinción, puesto que la imagen no puede vencer eso, no puede vencer precisamente eso que llamamos la libertad de imaginar un texto abierto: la coparticipación entre lector y escritor será siempre el privilegio de la palabra escrita: será su salvación. Solo temporalmente puede una sociedad atar a sus ciudadanos a una representación masificada y estandarizada en donde se les dice cómo y qué pensar en casi toda su completa extensión. A la larga, silenciar la palabra del poeta y su libertad no está al alcance de ninguna sociedad y de ningún poder sobre la tierra. Paradójicamente estimo que un poema siempre valdrá más que mil imágenes, puesto que la imagen está pero la palabra es. En un estado armonioso ideal, y la armonía lo es todo en la vida (podría decirse que es la única norma ética de alcance absoluto para todos, una excepción al relativismo ético sin duda), la palabra y la imagen pueden complementarse. A eso, ahora, animamos al lector. No uno o lo otro; sino uno y lo otro, resulta siempre lo mejor cuando se pretende la armonía en la vida, base de cualquier felicidad humana. A nuestra traducción al español le sucede la versión original extraída de la edición de la Modern Library, New York, 2011. Vale.


                                       LA SALIDA DEL SOL

         Ocupado viejo tonto, ingobernable Sol,
         ¿Por qué de esta forma tú,
A través de las ventanas, y a través de las cortinas nos despiertas?
¿Deben con tus movimientos las estaciones de los amantes desplazarse?
         Impertinente pedante infeliz, ve a reprender
         A los rezagados colegiales y a los amargados aprendices,
   Ve a decir a los cazadores de la Corte, que el Rey saldrá a montar,
   Despierta a las hormigas del campo a que se empleen en sus cosechas;
El amor, por igual, no conoce estaciones, ni clima,
Ni horas, días, meses, que son los harapos del tiempo.
         Tus rayos, tan reverenciados, y poderosos
         ¿Por qué piensas que lo son?
Yo puedo eclipsarlos y oscurecerlos con un parpadeo,
Si no fuera por que dejaría por un momento de verla:
         Si sus ojos no han cegado los tuyos,
         Mira, y mañana tarde, dime,
   Si tanto las especias y la Mina de la India
   Están donde las dejaste, o yacen aquí conmigo.
Pregunta por aquellos Reyes a quienes ayer viste,
Y escucharás, Todos aquí en una sola cama yacen.
         Ella es todos los Estados, y todos los Príncipes, yo,
         Nada más es.
Los Príncipes no hacen nada salvo representar un papel; comparados con ésta,
Todo honor es imitación; Toda riqueza alquimia.
         Tú sol eres la mitad de feliz que nosotros,
         Al estar así el mundo concertado;
   Tu edad requiere tranquilidad, y como tus obligaciones son
   Calentar el mundo, eso queda listo al calentarnos.
Brilla aquí para nosotros, y estarás en todas partes;
Esta cama tu centro será, estas paredes, tu esfera.


                                       THE SUNNE RISING

         Busie old foole, unruly Sunne,
         Why dost thou thus,
Through windowes, and through curtaines call on us?
Must to thy motions lovers seasons run?
         Sawcy pedantique wretch, goe chide
         Late schoole boyes and sowre prentices,
   Goe tell Court-huntesmen, that the King will ride,
   Call country ants to harvest offices;
Love, all alike, no season knowes, nor clyme,
Nor houres, dayes, moneths, which are the rags of time.
         Thy beames, so reverend, and strong
         Why shouldst thou thinke?
I could eclipse and cloud them with a winke,
But that I would not lose her sight so long:
         If her eyes have not blinded thine,
         Looke, and to morrow late, tell mee,
   Whether both the'India's spice and Myne
   Be where thou leftst them, or lie here with mee.
Aske for those Kings whom thou saw'st yesterday,
And thou shalt heare, All here in one bed lay.
         She'is All States, and all Princes, I,
         Nothing else is.
Princes do but play us; compar'd to this,
All honor's mimique; All wealth alchimie.
         Thou sunne art halfe as happy' as wee,
         In that the world's contracted thus;
   Thine age askes easy, and since thy duties bee
   To warme the world, that's done in warming us.
Shine here to us, and thou art every where;
This bed thy center is, these walls, thy spheare.


5 comentarios:

  1. Caramba, mastar, raza de manipulables que somos los terricolas, ¿eh?... buen texto, desmenuzador e inclemente...

    ResponderEliminar
  2. Los hombres sucumben ante la imagen, no hay con qué darles. Las mujeres en cambio son propensas a caer en la magia de la palabra, de la voz y en consecuencia indirecta y por asociación en lo escrito. Siempre hay excepciones, variantes pero la mayoría manda. Los poetas escasean y abundan las modelos, los hechos hablan por sí mismos. Este no es un mundo sensible, sino sensorial.

    ResponderEliminar
  3. Me sorprendió, sobretodo, la modernidad de Donne.

    Y la cama es uno de mis imperios personales.

    Inevitable su traducción y una breve introducción laudatoria
    en favor de la palabra y la imagen como pareja: con su cópula.

    ResponderEliminar
  4. Buena música, buenos poemas y brillante reflexión.
    Todo bueno!! Saluditos!!

    ResponderEliminar
  5. Me ha pasado sorprenderme con el sentido dado a un tema musical a través de clip, uno muy distinto que el que le daba yo. Me quedo con la música, dejo la imagen. Mi mente proyecta imaginariamente por su propia cuenta. Me quedo con la voz que me llama con amor antes que mil imágenes de hombres deseables.

    ResponderEliminar

*