16 de enero de 2014

El McRib y los mayas

CLAUDIO FERRUFINO-COQUEUGNIOT -.

Tres de la mañana. Leo una publicación en inglés acerca de la invitación de Bolivia al festejo del fin del capitalismo, del “no tiempo” y otras grotescas excentricidades verbales de Evo Morales este 21. Dos comentarios muy “gringos”, encandilados por la presunta sabiduría ancestral, dan pauta de cuán ignorante es el mundo de afuera acerca de lo que sucede en Bolivia. Cuando se está de paso, se lo escucha o lee, da buena impresión, es el hombre originario protestando por lo que le han hecho, y a su entorno. Lástima no ser cierto, siendo en realidad el presidente “indio” un hábil capitalista. También siguen por millones a Paulo Coelho, y en su tiempo Erich von Daniken solía ser referente. A la gente le gustan paparruchadas así, la filosofía del desgano, el saber común y masticado. Mal le hacen a los mayas estos profetas que minimizan su mundo complejo y oscuro.

¿Y el capitalismo?, bien gracias. Manejando por la vieja Denver, con casas del 1800 que conservan impecables (no es el caso cochabambino), me detengo ante un semáforo justo enfrente de un McDonalds. Esta empresa de comida industrial, cada año, por esta época, presenta por tiempo limitado un sándwich llamado McRib, que no es otro que costillitas de cerdo deshuesadas en una salsa rojo oscuro y que son, quizá vergonzante decirlo, deliciosas. Con tanta propaganda del 12/21, el “fin del mundo”, que también pesa entre la ignorancia local, el gigante hamburguesero optó por una jocosa salida. Su problema radicaba en que el McRib se presenta siempre el 23 de diciembre, previo a las fiestas, y el mundo se acabaría dos días antes, privando a tanta gente del placer de degustar por última vez un cochinito muerto y adobado. Decidieron adelantarlo y ofrecerlo el 17. No tuve ocasión de salir a ver si había colas, pero temprano me fui a comprar dos. No sea que me agarre el no tiempo y el presidente ya no de Bolivia sino del universo me extienda un plato de carne de llama con chuño que afectos no me son.


17/12/12
Publicado en Séptimo Día (El Deber/Santa Cruz de la Sierra), 23/12/2012
Foto: McRib

2 comentarios:

  1. Distinta, muy distinta a la Bolivia que percibimos por acá. Muy interesante su escrito, saludos.

    ResponderEliminar
  2. Delicia de sandwich. Bolivia con Evo crece

    ResponderEliminar

*