18 de enero de 2014

Los vientos

Pablo Cingolani

Aquí es donde moro. Aquí es la montaña
Y aquí no hay postales que enviarte
No hay recuerdos para que tú te alegres
Aquí están sólo las piedras. Y los vientos

Sólo ellos y las montañas componen este mundo
Decidido y feroz y que es el que me habita
No hay vidrieras donde reflejarte no hay lucecitas
No hay ni siquiera una plaza, un hotel, un muelle

Vago por la distancia sin memoria que existe
Entre mí y Jupapina, entre mí y Río Abajo
Y sólo conozco los nombres de las rocas que toqué

Porque todos han olvidado aquí la identidad de las piedras
Salvo los vientos, que las cortejan y saben o intuyen que juntos
Encantaran de nuevo al mundo o se perderán para siempre con él.

1 comentario:

*