18 de marzo de 2014

Apátridas

ALBA SABINA PÉREZ -.

Llegó el día de la impaciencia.
Dijimos entonces: ocurrirá.
Todo apátrida va a volver
aunque sea para rememorar
los días en los que fuimos sumisos
y agudizamos los sentidos.

Colgamos guirnaldas de bienvenida
acicalamos jardines mellados
con prisas por aparentar
glorias nunca logradas,
limpiamos aposentos
e inventamos festejos
para parecer anfitriones
de buena alcurnia.

Los esperamos
jornadas de viento y sequía
como quienes esperan
al hijo que ha marchado
a buscar una flor en el desierto

Los apátridas fueron necios
o demasiado lúcidos
y por tanto permanecieron
en la tierra de nadie
o en la tierra de quien no tiene
que crear luz
en falsas noches de verano.

Imagen: "Multitud", © Diego Mille

No hay comentarios:

Publicar un comentario

*