28 de agosto de 2014

La cárcel de Leadville

CLAUDIO FERRUFINO-COQUEUGNIOT -.


Un policía asoma la cabeza para ver si me ahorqué. Me escondo en el sueño que me libera de las prisiones.

Luz roja, traje azul y zapatillas de detenido. Me cubre una corta frazada. El resto pertenece a la noche, con su luz roja que da a la carne color de puta.

Desayuno: leche, dos huevos fritos, un pan, una manzana. Los trae un preso mejicano, condenado a barrer las oficinas por cinco años y a dormir en ellas sin sol.

Pongo mis ojos en la pared a ver si Emily está. Pero la piedra me desconoce. Me acuesto; leo los viajes de Marco Polo que me prestó otro detenido, y me pongo a viajar en esta gris geografía de mi celda donde las únicas perlas que brillan son mis ojos de lágrimas.


Publicado en Primera Antología-Prosa, Unión Nacional de Poetas y Escritores de Bolivia, 1994
Imagen: Giovanni Battista Piranesi, 1750

1 comentario:

  1. Poético, sensible, duro, perfecto. Un abrazo afectuoso, querido amigo.

    ResponderEliminar

*