21 de agosto de 2014

Plegaria para no aflojar


PABLO CINGOLANI.-


Digo madre, patria, padre, viento
Digo lo que siento

Digo madre y siento tierra amparándome
Árbol que se arraiga en mí
Trenza que se trama
Allí donde no hay más que padecer y erial
Lo vuelve todo luz, selva y felicidad

Digo patria y siento lo mismo
Cada sacrificio, fertiliza
Pájaros que vuelan, libertad
Y acuden todos a mí
Y laten y me sublevan siempre
Porque no hay otra patria
Atravesando el tiempo
Que la piel de los nuestros
La sangre de los compañeros
El clamor de un pueblo

Digo padre
Digo camino
Siento al sol que nos guía
A los cerros que abrigan, que inspiran
Los ojos de la noche alumbrándonos
Los ecos del silencio convocándonos
La guerra que termina
La paz que llegará

En las alas de ese viento
Viento que siento
Y lo siento pleno
Que viene a mí
Desde la soledad profunda
El abismo sin nombre
Incitado por plegarias como ésta

Siento al viento y me libera
Nos libera de adioses y tormentos
Nos devuelve mansos al inicio
A la madre, a la tierra, al árbol, al destino
A la patria, al padre, al camino, al viento.

Imagen: Nati Bainotti, Parque Lomas de Arena (Bolivia)

1 comentario:

  1. una de las cosas más hermosas que has escrito; te mando mi amor, Pablo; tiene música sin rima, tiene una sangre suave, de último latido, de río profundo. Me recuerda un poco el primer verso al "Valle Vallejo" de Gerardo Diego, en homenaje al andino:

    Albert Samain diría Vallejo dice
    Gerardo Diego enmudecido dirá mañana
    y por una sola vez Piedra de estupor
    y madera dulce de establo querido amigo
    hermano en la persecución gemela de los
    sombreros desprendidos por la velocidad de los astros

    ResponderEliminar

*