28 de junio de 2015

Vueltas en redondo

ROBERTO BURGOS CANTOR -.

Es difícil o imposible, imaginar una vida distinta a este ruidoso tiovivo de eje duro que da vueltas sin alcanzar un horizonte diferente a la cola del caballito que va adelante. Todos están condenados a perseguirse sin lograr pasar al otro.

Hay quienes se preguntan por qué los bienes son fugaces y los males de una persistencia dañina.

Por estos tiempos, enfermos de eternidad, en el ámbito nacional asistimos, ¿se participa? a las expresiones de una anomalía que se resiste a desaparecer y permitir los nuevos caminos a una vida de satisfacciones merecidas y segura de que quebrantar la regla convenida, lleva ineluctable a la desgracia y el castigo.

Por el contrario, parecería que el caudal de males hubiese impregnado a la sociedad de la opción falsa de buscar progreso, igualdad, justicia, en el ejercicio de más mal. Ejemplos recientes de este infierno sin tregua: el capo de los capos consideraba que si los ilustres y prósperos no pagaban impuestos, se beneficiaban del contrabando especializado, quebraban los bancos públicos, esquilmaban a los obreros, él bien tenía derecho a organizar una red de un negocio sin reglas de comercio; un viejo líder de los levantados en armas, cuyo inicio y transcurrir lo enriqueció de consideraciones políticas, al momento de ponerlas a prueba en la discusión con el gobierno, mal que bien con algún grado de legitimidad, dijo, “esta gente no entiende sino a plomo”.

Así vamos. Una creciente de mal más mal tiene en acabamiento al logro de vida en común que son las ramas del poder. La que hace las leyes se ahoga en vulgaridad . Pretende reivindicarse gritando que es el pueblo. Hace cuántos años, Usted lector, no oye un discurso, una frase, memorables. Hay voceros que como no pueden pasar leyes, les queda, denunciar y denunciar. Pero la fila de familiares de los impedidos ejercen el pecado, comprensible, del desquite, buscan privilegios y beneficios.

La justicia. Aún respetamos el equilibrio entre el capital y el trabajo que son los sindicatos. El maestro Darío Meza advirtió la perversión de la “aristocracia obrera”. Y los sindicatos de ilustrados magistrados son patéticos, de ridiculez sin risa. Duele anotar que la deuda del M- 19 es haber propiciado la muerte de una generación de juristas. Que respondan, con sus senadores, de ese comercio de sentencias y juegos de intereses particulares.

Qué anotar de la Ejecutiva. Esta presa de las tenazas podridas de las otras y no manda. Ejecutar. Un héroe, el Director de impuestos, tuvo que irse asediado por contrabandistas y evasores de impuestos. Un hombre probo y de estudios como el Ministro de justicia, se enfrenta al superministro de la presidencia. Y pocos más y muchos más que sostienen las vigas de este país.

Hoy silencio para la paz, el golfo y Venezuela, Grecia, Guatemala, los negros en E.U., Pacífico, Ecuador, Oriente, Putin.

2 comentarios:

  1. Círculo de corrupción y desidia.

    ResponderEliminar
  2. La conveniencia de los que se acomodan. Atornillar un sistema para que nadie cambie.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar

*