14 de septiembre de 2015

Océano de Clonezapam


PABLO CINGOLANI -.

Ay de mí, perdido en un mar ansiolítico
Tomamos te con Isidoro Ducasse
Los pulpos de la rada de Montevideo
Nos saludan y nosotros igual agitamos ocho brazos

Ay de mí, colgado entre medusas que ansían
Arrancarme la piel, secuestrarme en la sal
Y yo que me voy con ellas hacia La Pedrera
Y en un barco hundido, compartimos sus huellas

Ay de vos que te fuiste, que no volviste
¡Qué será de la fiesta de arenas en Valizas?
¡Cuánto desierto derramado compartiremos?

El conde agita a los percebes del muelle
Ellos cantan sus inolvidables himnos al óxido
No queda más que celebrar, celebrar que se oxida, celebrar la vida.


Imagen: Valizas, Uruguay.

4 comentarios:

  1. Irremediablemente seremos un ejército de terracota, pero no la daremos fácil.

    Poderoso poema.

    ResponderEliminar
  2. Poesía que te hace volar alto. Excelente compañero Cingolani.

    ResponderEliminar

*