29 de diciembre de 2015

A Pilar


PABLO CINGOLANI -.


Tantas veces te he visto, Pilar
Tantas otras te vi, Pilar
Recogiendo hierbas para tus mates
Que ahora que no te veo
Siento que las retamas
Sienten lo mismo que yo
Siento que las retamas
Te extrañan, igual que te extraño yo

Tantas veces te he visto, Pilar
Tantas piedras te han visto, Pilar
Todas las que juntaste
Compusiste, honraste
Con paciencia, Pilar
Con virtud, Pilar
Con paciencia y con virtud
Para hacer un camino, Pilar
Para hacer tú camino, Pilar

Ese camino
Es el que camino
Cada día
Y es tu camino, Pilar
Y las retamas y las piedras y yo
Y el camino mismo
Eso que vos volviste camino
Con tus propias manos
Con tus pequeñas manos de gigante
Ya te extrañamos

Nunca olvidaré tu camino
Nunca te olvidaré, querida Pilar
Ahora que sé que te estás apagando
Y yo, uno que sólo te escribe
Uno que sólo puede añorarte
Sabe que te estas muriendo
Y nada, nada de nada puedo
Contra lo irremediable

No es un adiós, Pilar
Es sólo decirte, escribirlo
Las piedras seguirán allí
La luna que ilumina las retamas
Seguirán allí
Y vos con ellas
Y vos en cada pétalo
Y vos en cada momento
Que recuerde la piedra, cada piedra
Y vos allí, con ellas
Sintiendo que la vida
Es construir caminos
Sintiendo que la muerte
No cesa, no concluye nada
No apagará la luz de tu recuerdo
Ni la fuerza de las piedras
Ni la belleza de las retamas

Vamos y volvemos, querida Pilar
Vamos hacia la muerte
Volvemos, Pilar, en cada piedra, cada flor
Volvemos porque lo nuestro es volver
Volvemos porque a nosotros
Ninguna muerte nos mata
Volvemos, Pilar, porque a vos
Ninguna muerte te mata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

*