7 de abril de 2016

De cabeza al pozo (Diario volátil 21)



MIGUEL SÁNCHEZ-OSTIZ -.

1.- Arrojarse de cabeza en el desastre está bien para Lord Jim, que era «un pobrecito soñador» y estaba por ello condenado de antemano, sin otra redención posible que la inmolación (según Marlow). Para ti lo sensato es huir por el fondo del cuadro, pero a la carrera, sin mirar atrás.

2.- Qué enorme fortuna poder escribir: «L’homme que j’étais, je ne le suis plus».

3.- La adicción a la calamidad tiene mala cura, es gratuita, basta abrir los ojos y respirarla para hacerse con una dosis generosa.

4.- Que las geografías nada significan es fantasía de enclaustrado.

5.- «Países imaginarios donde la vida es posible»: fantasías de poeta que el enterrado vivo repite con entusiasmo.

6.- Mala función y peor lastre el de tú mismo evolucionando en el escenario del pasado, poniendo los puntos sobre las íes o recibiendo de nuevo agravios, a ser posible imaginarios... son más duraderos.

7.- No hay amistad que resista el embate del gorgojo de la envidia malevolente.

8.- Parlotear como quien agita carracas para espantar el miedo a caminar a oscuras en el bosque del espanto diario, el del viaje del Invierno y de la Noche.

9.- Estás cavando tu propia fosa te dicen, pero tú sigues a la tarea, paleando tierra oscura y escombros, convencido de que es un túnel de escape.


*** En la imagen el Rincón de las Almas Perdidas, Cementerio General de Cochabamba, primer lunes de septiembre de 2013.

1 comentario:

  1. Un túnel de escape. Vivir bien vale engañarse hasta el final. Un fuerte abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar

*