16 de abril de 2016

El baile de los palomos (Diario volátil 24)



MIGUEL SÁNCHEZ-OSTIZ -.

1.- Asumir ideas como quien entra en religión: no poder vivir sin una doctrina, una devoción, un culto y un clero que marque el ritmo... y hacerlo en la obediencia perpetua. La caza del disidente hecho apóstata está siempre abierta.

2.- Con la maledicencia del maestro de ceremonias se ríe y aplaude sobre todo el que teme ser objeto de ella.

3.- Libre albedrío o libre alboroto... esos momentos en que ambos son la misma cosa.

4.- Desaparecer en la escritura, decía muy serio... y le estaban enterrando.

5.- Cuando rompas la baraja, mejor no te quedes a hacer rompecabezas con los restos.

6.- Paladines de las libertades neoliberales hoy, feroces activistas de la izquierda de prestigio ayer : capitanes Spavento della Vall'Inferna que rugen en escena protegidos por los matones de su ronda de noche.

7.- Tiempo de guapetones, camorristas y caballeros de industria este (Valentín de Foronda hablaba de ellos a finales del XVIII).

8.- A propósito de Georges Brassens y de su canción : de la mala reputación blasonan no ya quienes la tienen buena, sino intocable. Es un signo de distinción.

9.- Tengo la aguda sensación de que en el baile de los titulares de prensa no sé lo que me están en realidad contando: no me informan, me adoctrinan.

10.- Del puritano que desea el dolor del prójimo para que sea virtuoso hay que huir antes de que te haga daño y sea demasiado tarde.

11.- Hablan de concordia y convivencia, pero en realidad están diciendo: «Tú callas, aplaudes y obedeces... o de lo contrario llamo a seguridad».

12.- «Ni olvido ni perdono»... prueba a decírtelo delante de un espejo. No hace falta que estés acompañado.

1 comentario:

  1. La mala reputación como signo de distinción. Como no. Abrazos, querido Miguel.

    ResponderEliminar

*