20 de junio de 2016

Y sí...

EMANUEL MORDACINI .- 

Hace tres años conocí a una chica en Facebook. Se llamaba Yuli, tenía treinta y tantos y era fanática de los gatos. La mina publicaba fotos porno acompañadas de cuentecillos eróticos de su autoría. Empezamos a tener sexo virtual: yo le escribía cosas hot vía inbox y ella arremetía con frases como "ay, Ema, cómo me ponés" o "ay, Ema, me volvés líquida" o cosas así. Un día la traté mal a propósito y Yuli me bloqueó. Y sí, hoy me dio por extrañarla. Me pregunto si seguirá con vida.

En julio de 2014, un cuento mío fue seleccionado para integrar una antología de relatos de terror en España. El libro se publicó en enero de 2015. Pese a mis reclamos a la editorial, ningún ejemplar llegó a mis manos. Con el tiempo acabé olvidándome del asunto. Hoy me avisan del correo que el libro está detenido en sus oficinas. Debo pagar una suma importante para retirarlo. Yo, que soy un pelotudo, voy a ir y pagaré. Hoy peso 60 kilogramos y dentro de unos días, menos. Y sí, soy un boludo.

"Murió el enano que dio vida a Alf", leí ayer en algún titular y pensé que era una joda. Hoy me entero que no, que era cierto. Y sí, da un poco de cosita.

Nos miramos a los ojos. Nuevamente esa sonrisa enigmática, chispeante, oscura en cierto sentido. El ensortijado cabello negro le confería un aspecto salvaje y tierno a la vez, como una ninfa infantil parida por la selva. Llevaba puesto un short rosa pálido y una remera celeste. Corriendo llegamos al corazón del campito. Nos desplomamos sobre la hierba. Y sí, el espeso follaje no alcanzaba a cubrirnos del sol.

Imagen: "Crash" de David Cronenberg

1 comentario:

  1. Y si y no. Las opciones múltiples se definen muchas veces por descarte. Muy bueno!

    ResponderEliminar

*