19 de agosto de 2016

Rosselle Houston / Cuadernos de Norteamérica

CLAUDIO FERRUFINO-COQUEUGNIOT -.

Houston llevaba diez años de trabajo como estibador. Arrastraba las piernas. Levantar cajas tiene su precio; la espalda tarde o temprano se vence.

Estaba arruinado. Los patrones, por conmiseración, le permitían trabajar cuatro horas diarias. No le alcanzaba el dinero. Contaba nueve hijos y cincuenta años.

Dos veces por semana iba al médico, a recibir masajes eléctricos en los músculos, para "reconstruirlos". Sé de ese dolor constante en la columna, en varios puntos, como si los huesos estuvieran rotos.

Amigo Houston, no hay ya ron para tomar los dos, detrás de los galpones, huyendo un segundo del trabajo, en el frío amanecer.

_____

Publicado en OPINIÓN (Cochabamba), 24/12/1991, y en el blog del autor LE COQ EN FER, 18/08/2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

*