18 de noviembre de 2016

Presentación SIWA 5 en la Biblioteca Nacional de la República Argentina

PABLO CINGOLANI -.

Burucua, Burucua: Burucua, José Emilio, escribió el prólogo a uno de los más bellos libros que he leído jamás: la biografía del Inca Pedro Bohorques, escrita por Ana María Lorandi, la gran y desconocida Ana María Lorandi, un libro titulado De quimeras, rebeliones y utopías, editado por la PUCP de Lima hace décadas, y sobre asuntos que valdría la pena no sólo seguir escribiendo libros sino ponerlas en práctica. Recuerdo que el hombre era profesor de Filosofía y Letras, cuando pasé por esas aulas.
Fabián E(steban) Luna, el orquestador anemo-arbòreo: él sabrá de que se trata. A mí me consta su amistad desde wawas. Nací el 29 de agosto de 1963. Él, el 20 de septiembre del mismo año. O sea, cronológicamente, 22 días después. Nuestras madres eran amigas, compañeras de colegio. Nosotros seguimos siendo amigos, desde entonces. Cualquier otra referencia puede opacar la importancia de ser amigos desde la cuna, o desde antes incluso.
Salvador Marcelo Gargiulo, SMG, el firmante de esta invitación y creador, editor, faro y brújula de eso llamado Siwa, a cuya presentación del número 5 nos convoca. Amigo de mi amigo antedicho, Fabián me lo presentó hace ya (casi) cuatro décadas. Vino añejo, entons. Diré de él: si hay alguien que aporte tanta belleza y tanta pasión al mundo de la edición literaria, recuperando ese aire pre-Gutenberg a la obra que se escribe, no que sólo se imprime, es el. 
Siwa, en el fondo de todos los baúles, es eso: una resucitación, súbita y trascendente como todas las epifanías, de la obra del escriba y su arte, la confección, la hechura, del libro mismo. Si no hubiera sido por eso, y es un decir, se hubieran perdido la Biblia y el Corán, los viajes de Marco Polo y peor aún: los de Heródoto, padre y madre de todas las geografías literarias donde Siwa, la Santa Siwa, se nutre. Honra, enaltece y abreva.
Por los motivos antepuestos y con suma alegría, es que desde estas montañas de los Andes, invito pues a todos los receptores de este correo electrónico a concurrir a tan magno evento como es la presentación, en esa Biblioteca Nacional de la República Argentina que supimos honrar tantas veces, de la quinta versión de Siwa. Diría don Heráclito: si vas, mejor, si no, salud!!!

Pablo Cingolani
Desde Río Abajo, Bolivia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

*