4 de noviembre de 2016

Toques de aldaba, 3


MIGUEL SÁNCHEZ-OSTIZ

1.- Si el suicida se arroja al tren y es preciso esperar a que llegue el juez para hacer el levantamiento del cadaver, y limpiar la vía, los altavoces anuncian que el servicio queda interrumpido: “debido a actos de incivismo”.
2.- Los “actos de incivismo” son cada vez más frecuentes, con trenes y sin ellos, con ventanas, sin ellas, con casas y sobre todo sin ellas… no sigo, pero sobre todo sin prensa. A cambio tienen un público que tiembla y de la misma, huye y nada ha visto.
3.- Los “actos de incivismo” nutren estadísticas que es mejor no hacer públicas, no vaya a ser que induzcan a la emulación, y por lo mismo no existen, por mucho que el juez dicte su actuación de formulario y eche a rodar la burocracia, el papeleo…
4.- El eufemismo, esa mordaza, esa impostura al cabo.
5.- Lenguajes política y socialmente correctos, creados para ocultar, más que para nombrar nada, antifaces de conciencia, velos.
6.- no se trata tanto de nombrar a las cosas por su nombre como de encontrarles uno nuevo que las haga más aceptables, de mejor digestión.
7.- El lenguaje al servicio del cultivo de la puesta en escena de la buena conciencia… aunque sobren motivos para tenerla mala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

*