4 de noviembre de 2016

Toques de aldaba, 4


MIGUEL SÁNCHEZ-OSTIZ
1.- El desprecio como una forma perezosa de ese odio que nadie admite sentir y que en cambio se huele a diario en el aire emponzoñado de las redes sociales y los medios de comunicación.
2.- La dudosa elegancia del desdén, tosco o ingenioso, poco importa, que esconde la envidia, esa tristeza ante el bien ajeno que fijó Aristóteles.
3.- Quien se queja de tus imprecaciones y despropósitos, espera que aplaudas las suyas o le rías sus burlas ofensivas para terceros.
4.- Cuando oyes enarbolar el principio de autoridad como último argumento inapelable, es más que posible que te estén amenazando.
5.- Cuídate de quien se muestra contrario a la violencia, incluso a la verbal, pero disfruta con la difamación, las mentiras, la calumnia y las injurias bajo disfraces literarios… siempre que el blanco sea otro, claro.
6.- La difamación solo irrita si eres tú la víctima… o tus amigos o tus deudos a quienes socorres con lanzas que son cañas chamuscadas de cohete para cobrarte el barato del favor debido.
7.- “A nosotros nos preocupa…”. Nada, ni caso, farfolla, pura retórica.
8.- Falso testimonio, prevaricación, dolo manifiesto… nada, gollerías, el aplauso, el voto y la fuerza los convierten en virtudes cívicas.

*** De Rumbo a no sé dónde

No hay comentarios:

Publicar un comentario

*