6 de abril de 2017

Fuga



Cuando me escapé de la cárcel de Tres Cruces, vomité dos veces: una por el cabo y otra por el teniente y los maldije mil veces mientras corría, desatado, entre los tunales y no sabía bien si estaba yendo hacia el norte o hacia el sur. Acaso, tal vez, intuía que me dirigía hacia el oeste y que esa era, en cualquier caso, la dirección equivocada. Pero estaba tan feliz que no me importaba.

Pablo Cingolani
La Paz, marzo de 1991


Imagen: José Venturelli

No hay comentarios:

Publicar un comentario

*