21 de diciembre de 2017

Fantasmas (Recuerdos durmientes)


Miguel Sánchez-Ostiz

«Cuanto más se envejece, menos se teme a los fantasmas, creamos o no en ellos. Y cuando se ha pasado de la cincuentena, es tanta la gente que hemos conocido que está muerta, que los fantasmas, si es que existen, no todos son unos desconocidos. Algunos de nuestros mejores amigos son fantasmas, entonces, ¿por qué tenerles miedo? Y además, en pocos años, habremos nosotros mismos dado el salto» Fredric William Brown, en Night of the Jabberwock (La noche através del espejo)

Fantasmas y recuerdos durmientes (souvenirs dormants) que salen a escena o despiertan alrededor de una tumba, de una esquela, frente a unas tazas de café en un local decorado con antiguos carteles de viajes, en la exploración de los episodios vividos en común, en la incertidumbre o incredulidad de que se hubiese pasado por lo que se pasó: filos de navaja, cambios de rumbo, muertes, desapariciones inexplicables de gente que pasó del otro lado sin decir nada, aquello que estuvo a punto de pasarte y pudo haberte roto la vida, y sin embargo... ¿Por qué? ¿Quiénes?

*** La ilustración es un collage de Casajordi Bousquet.
*** Texto publicado originalmente en el blog del autor, Vivir de buena gana (21/12/2017)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

*