19 de enero de 2018

Hay una fiesta en mi cabeza

Aldo Alcota

1
Hay una fiesta en mi cabeza. De las buenas. Esas que jamás se olvidan. Pero no voy a invitar a nadie. Yo soy amo de esa fiesta. Mi único invitado. Bailo con la música que me gusta. Soy mi Dj, mi anfitrión, mi maestro, mi discípulo, mi santo, mi estrella del rock, del pop y del trap. Seré todo lo que quise ser y nadie me dirá nada. Lo siento. No están invitados a la fiesta que retumba en mi cabeza.  

2
Es mi party con mucho volumen y sólo yo escucharé esas canciones que aún no han salido al mercado discográfico. Cuando me mueva como bailarín de videoclip, me reiré de todos ustedes. Jamás estarán en mi pista de baile. Haré de mis horas fiesteras mi política de la indecencia, la brutalidad, la indiferencia hacia el mundo y la carcajada. Me beberé todas las botellas por haber. La desmesura no tendrá final. Y no filmaré nada para que nunca conozcan los detalles de mis fiestas. No subiré a YouTube mi diversión. Mis fiestas son mis fiestas. Mi cabeza es una discoteca privada. No quiero que me pidan nada. Quiero que me dejen tranquilo con mi ritmo.

3
Jalaré en una de mis fiestas las cenizas de Truman Capote. Será un regalo a mí mismo. Compraré las cenizas del escritor en la subasta de Julien’s Auctions y las esnifaré durante varios días. Tendré mucha energía para bailar. Como lo hacía Capote en Studio 54. Me convertiré en alguien incontrolable. Mis piernas no pararán. Llevaré sombrero y lentes oscuros como el autor de El arpa de hierba, uno de mis libros favoritos. Las cenizas de Capote irán de la cajita japonesa a mi nariz. A nadie le convidaré. Y saltaré como un ternero de dos cabezas. Seré diferente a todos. Son mis fiestas y quemaré con mi encendedor el dinero que encuentre a mi paso.

4
Me he convocado a una fiesta descomunal para celebrar mi triunfo como candidato a la presidencia del país. Los he engañado a todos y no podrá ir nadie a la fiesta del triunfo. Iré sin bañarme, enloquecido, sin documentos, con los zapatos llenos de polvo. Espero pisar caca de perro para que todo huela bestial y oiré un bucle electrónico.

5
Para que ninguno de mis votantes llore por no poder ir a mis fiestas, les regalaré sonidos de risas en bucle como premio de consuelo. Podrán disfrutarlo en sus casas y dormir tranquilamente sin problemas.

6
Voy a bailar dentro de mi cabeza como lo hacía Truman Capote junto a Marilyn Monroe, Liza Minelli y Grace Jones. Y comeré la bola de la discoteca como si fuera un melón. Trataré de ahogarme. Toseré con ganas y esa tos será escuchada en las pesadillas de los que nunca me escucharon. No los dejaré tranquilos.

7
Mis bailes son experimentos caseros. El que quiera imitar mis movimientos tendrá que pagar. Son mis derechos de autor. Con el dinero recaudado publicaré poesía cursi sobre mí. Nada me detendrá. Se van a comer mis libros con papitas fritas. Soy una fiesta todos los días del año. Me enamoro de mis fiestas. Cada una es un capítulo de una novela que sólo la escribo en mi cabeza. Las razones de mis fiestas son mis ganas de olvidarme de ustedes. Quiero muchos focos en mis fiestas. Repetiré cientos de veces la palabra fiesta hasta cansarme. Sí. Es importante lo que pasa en mi cabeza. Apuesto a que ustedes no pueden hacer las fiestas que yo hago. Todo en mi mente es festividad, festival de borrachera presidencial. Mi ley.

8
Dentro de mi cabeza, proyectaré las siguientes películas en pantalla gigante:
Meshes of the afternoon. Maya Deren. Estados Unidos. 1943.
Las margaritas. Věra Chytilová. Checoslovaquia. 1966.
Un perro andaluz. Luis Buñuel / Salvador Dalí. Francia. 1929.
Los olvidados. Luis Buñuel. México. 1950.
El unicornio. Louis Malle. Francia / Alemania. 1975.
Fausto. Jan Švankmajer. República Checa. 1994.
Las tres coronas del marinero. Raúl Ruiz. Francia. 1983.
Alicia o la última fuga. Claude Chabrol. Francia. 1977.
Miedo y asco en Las Vegas. Terry Gilliam. Estados Unidos. 1998.
El manuscrito encontrado en Zaragoza. Wojciech Jerzy Has. Polonia. 1965.
Los cantos de Maldoror. Shuji Terayama. Japón. 1977.

Se escucha hasta la madrugada:
hoy yo no quiero fumar regular, tráeme un kush que me haga sentir espectacular.

9
Les regalo una fiesta. Con mucha hamburguesas, pizzas, completos, bebidas, cervezas, platos de cartón y vasos de plásticos. He pensado en un gramófono. Que la fiesta tenga un aire nostálgico. Mis talones están a un nivel excepcional. Bailo mientras planeo un gran sabotaje contra ustedes.

10
Jamás tendrán las fiestas que hay en mi cabeza. No escucharán mi música y tampoco la  bailarán. No insistan.     


3 comentarios:

  1. Carlos Sedille20/1/18

    felicitaciones... muy buen texto

    ResponderEliminar
  2. Anónimo21/1/18

    Escritura interesante. El absurdo y lo poético en su máxima expresión. Muchas felicidades y espero más obra suya. Vanguardia absoluta.

    Domingo Villena

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido nuevamente a este hogar literario, querido amigo. Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar

*