29 de febrero de 2012

Algodón de Azúcar.

LILYMETH MENA -.

Mi vida transcurría así como la de cualquiera. Me levantaba, cepillaba mis dientes, orinaba. Me vestía casi sin poner ningún cuidado de los colores de las prendas escogidas, como si los colores no significaran nada. Comía, bebía, defecaba; perdía minutos, horas, frente al vacio monitor o mirando figurillas planas interpretar alguna trillada historia en la caja maldita.

Llegaba la noche y sin dolor ni pena cambiaba mis zapatos de calle por mis suaves pantuflas, la playera negra con una calavera envuelta en llamas, por mi pijama con ositos rosas en columpios de madera. Me recogía todos los rizos y haciendo un nudo con ellos me imaginaba que quizá, ¿Por qué no? Esta noche tendría un sueño bonito, o que mañana, tal vez mañana, algo importante me sucedería.

Así pasó un año, y pasaron dos, y los dos se volvieron cinco.

Llegué a temer que la indiferencia se había apoderado de mi, que me encontraba ya tan alejada del mundo y de su gente, que solo un milagro (si, un maldito milagro), podría sacarme de mi espeluznante hibernación.

Hace muchos años leí sobre unos paleontólogos que encontraron en una excavación, semillas de trigo depositadas con cuidado dentro de una vasija de porcelana, de una dinastía antiquísima de China. Cuando los científicos recostaron algunas de esas semillas abandonadas y aparentemente secas sobre fibra orgánica, y las regaron con agua limpia; las semillas germinaron y brotó vida de ellas.

Vida nueva de unas semillas de dos mil años.

Lo mismo era yo, una semilla vieja, abandonada y seca, aguardando un poco de aire nuevo y agua limpia.

De pronto me encuentro caminando entre nubes de algodón. Un algodón tan esponjoso que me cubre hasta las rodillas y a ratos hasta el pecho. Me imagino que la gente que me mira caminar por ahí rodeada de mi nube en la calle, con ese ritmo de pasos que apenas y se sienten, como una cabeza flotante.

“Mira, ahí va una mujer degollada”.

¿En que momento permití que el amor dejara de ser pilar importante en mi existencia? ¿Cuándo deje de creer que en algún lugar, en algún momento, algo bueno podía sucederme?

Siendo que es el amor el motor del universo.

“Las cosas buenas, le suceden a la gente buena” Solía decir mi hija ante mi cada vez mas amargo escepticismo.

No puedo decir que siento mariposas en el estomago, es mas bien como si una hilera interminable de hormigas diminutas, entraran abriéndose paso por mi ombligo hasta llegar al nido mismo de mis entrañas. Si, seguramente es la descripción mas extraña que se pueda dar ante este sentimiento.

Hormigas. Entrañas.

Me encuentro asombrada ante tanta dulzura, ante tanta hermosura. De volver a este mundo y a esta gente. De saber que camino sobre el mismo suelo y bajo el mismo cielo.

¿Ven lo que digo? Toda esa amargura, esa rabia de años, el rencor, las cosas malas, las terribles y aún las peores, ya no significan nada. De un solo soplido las he mandado todas a la chingada y solo me queda espacio en blanco para mis letras.

Tomo la pluma. Esa misma pluma de ave que callera del cielo un día, y me redescubro llenando esos espacios vacios con frases llenas de azúcar. Con letras que se conmueven y tiemblan conmigo. Soy semilla que ha respirado aire fresco, que ha sido regada con agua limpia. Y te quiero. 

13 comentarios:

  1. Es un retorno, un resplandor, un redescubrimiento, un segundo despertar. ¿Por qué te consumía la abulia? ¿Qué elemento te trajo de regreso al mundo del entusiasmo? No lo sabemos, no podemos saberlo y quizás ni tú lo sepas claramente. Pero estás de vuelta, y aunque personalmente no estoy tan acá ni mucho más allá, pues te abrazo y te aferro y me aferro a tí con todo el afecto y admiración que sé que todos en este lugar sentimos por tí, Lilymeth.

    Felicitaciones por tu escrito tan lleno de sentido y belleza.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo29/2/12

    ayyyy!! esta re'bonito!!!!
    ya en serio, la verdad hace mucho tiempo no leía lineas que me hicieran sentir algo, algo de eso sobre lo que sólo escuchamos que le pasa a alguien más, te felicito, me felicito, por tener la oportunidad de tocar la mente, el alma, el corazón de un individuo que hasta hace poco sólo soñaba...
    Admiro enormemente tu forma de sentir y plasmar ese sentimiento.
    Con mucho cariño.... Tu Oli Bonito.

    ResponderEliminar
  3. Mi Oli bonito, Te adoro ¡¡ :)

    ResponderEliminar
  4. ¡Que hermoso relato de amor y resurrección! Y qué difícil es lograr un relato así de bueno cuando lo que en el alma se siente esa vibrante y casi indescriptible alegría. No sé; parece ser que sólo el dolor y el desamor, la ira y el desencanto son capaces de inspirar buena literatura.
    Me alegra estar equivocado y, sobre todo, me alegro por ti, Lilymeth.

    ResponderEliminar
  5. Carlos Santa María29/2/12

    Parece que eso se llama enamoramiento. Estimuladora historia maravillosamente bien escrita.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. César Otárola1/3/12

    La primera parte de su historia parece retratar a tanta gente, mientras que la segunda apenas a muy poca. Un escrito que se ilumina en cada letra.

    Saludos desde Paraguay

    ResponderEliminar
  7. Con cuánta calidad y calidez describís esa sensación y ese sentir tan arrasador que nos pierde en nosotros mismos. Admirable querida Lilymeth. Me encantó! Es dulcemente amargo, es la medida justa de todas las cosas. Es como la vida de muchos pero desde la perspectiva tan única de la mirada de tu corazón.

    Un abrazo enorme y esperamos seguirte leyendo muchas veces más!

    ResponderEliminar
  8. El cielo y el infierno en pocas palabras, enlazados por una cintura de avispa indescifrable.

    Aunque este cielo que se impuso es ateo, es decir, es el cielo de las mujeres y hombres que se bastan a sí mismos.

    Abrazos, Lilymeth.

    ResponderEliminar
  9. Muy optimista! Será que el cansancio existencial, real y verdadero puede tener semejante cambio? Increible! Definitivamente no lo creo pero el relato funciona mas que bien. La felicito. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Qué hermoso escribe, la felicito. Asi se sale de la pena y se recupera la esperanza. Ojalá siga por ese camino. Saludos

    ResponderEliminar
  11. Anónimo31/7/14

    Es-solo-una-fachada-q-utiliza-esta-mujer-Internamente-nunca-olvidara-su-pasado-de-mujer-abnegada. Ahora-auto-proclamada-Dra-del-corazon-Cuando-tu-pasado-siempre-acaba-dictando-tu-presente. Quieres-un-hombre-en-tu-vida-pero-la-verdad-es-que-nunca-lo-conseguiras.Memoriza-esto: Los-varones-las-prefieren-cabronas-pero-un-hombre-jamas. La-logica-es-simple: Dejaria-de-ser-tal-si-prefiere-una-cabrona. Me-gusta-jugar-tambien-con-el-objetivo-de-divertirme... Aunque-el-viaje-es-desamparado,sin-allanar-y-nada-expedito-es-el-unico-camino-q-conozco. Saluditos-y-hasta-la-vista.

    ResponderEliminar
  12. Lily, Dios te bendiga, sigues escribiendo como una reina

    ResponderEliminar

*