13 de marzo de 2012

Al cigarrillo

Por Pablo Cingolani



¿En cuál noche de rayos te confesé –en secreto total
Que cada palabra que escribo, cada marca, te debe algo?
Algo intangible, como hablar con algún dios de tu a tu
Como en oráculo, como si en un tapiz me transportase a Siwa
Como si el silencio y el humo me dictasen cada huella


¿En qué idioma que yo no sé deberíamos honrarte?
¿En dónde acaban las hipocresías? ¿Cuándo soñaran los murciélagos?
El mar puede volverse grieta y el corazón, arpón
Yo seguiré compartiendo ese destino sin muelles
Ese fuego que no se apaga, esa vida sin amarras


¿Cuándo te dije que eras mi fogata personal y tan querida?
Puedo perderme en el medio de la selva, a través de la nada
Puedo olvidar mi nombre y mi espanto, mi pesadilla y mi luz
Puedo regresar, puedo confiar, puedo volver a perderme
Pero nunca dejaré de encender esa dicha que es tan azul, es tan fugaz
                                                                             es como pájaro.


Pablo Cingolani Río Abajo, 9 de marzo de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario

*