17 de noviembre de 2014

Relato # 1.- En Blanco.


RICARDO MENA.-







I.
Ese instante al comenzar,






II.


excitante y liberador,




III.




en que todo es. Posible.



Epílogo. En blanco.









          --------------------



Nota del editor. La base que escogemos al editar esta pieza es la del manuscrito PM (f. 622) de D. Bartolomé March, sign. 22/0/6, olim nº 226. El manuscrito de Valdeterrazo (W, f. 26.2r), en general bastante fidedigno siempre, registra en la línea 3 la variante todo es posible” (f. 262). He preferido escoger la variante de PM por venir respaldada por la edición malagueña de 2013 (Biblioteca Provincial, f. 6. nota al pie 22). Un editor de Kafka me escribe que para él “En blanco es una progresión, un movimiento, un instante antes de que ocurra algo que se describe en el epílogo sin palabras (I.1, II.2, III.3, N.n). Lo que leemos es una nota de suicidio ‘En Blanco’.” Un traductor y editor de John Donne amigo mío me apunta (hace seis días que a su hija de veintidós años la operaron de gravedad) que el poema de John Donne “Resurrection. Imperfect” y el “Canto VIII. Unperfite de La Reina de las Hadas ofrecen las claves de la pieza: ésta apunta al Apocalipisis y ese momento previo a la reunión tan esperada del alma con Dios que no se puede decir ni contar, puesto que está fuera del tiempo y del espacio y es indecible. Me tildarán de gongorino y andaluz, de naturalista epicúreo, pero para mí este blanco tiene las refrescantes cualidades de aquella “leche que exprimir vio la Alba aquel día,/ mientras perdían con ella/ los blancos lilios de su frente bella.” Por alguna circunstancia, por uno de esos extraños sinsentidos de la vida que no alcanzo a comprender, pienso, cuando miro por la ventana de mi despacho por las tardes y veo la nieve que cubre los montes y los pinos y tanta naturaleza sobrecogida, en las soledades que transmiten las primeras notas del segundo movimiento del concierto para clarinete de Mozart (K. 622).




5 comentarios:

  1. Toda hoja en blanco produce expectación. Empecé a leer tu relato con ansias, para llenarme y me quedé en blanco creativo. Qué ganas de escuchar a Mozart! Qué buenos tus relatos tienen un no sé qué tan especial!

    ResponderEliminar
  2. El blanco es una nota introspectiva, un intermezzo entre lo vivido y lo incierto, entre un aliento consumado y un aliento probable. No obstante, la imaginación, tan pródiga en tapar forados accidentales o eventualidades sin precedentes, suele pincelar con notas anímicas esa partitura en blanco, las que pueden incluso cambiar de posición como hormigas norcoreanas antes la temperamental voz de Kim Jong-un.

    Magistral texto, querido amigo.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno. Me encanta tu estilo!

    ResponderEliminar
  4. JA! Yo también os quiero, hermanos!

    ResponderEliminar
  5. No entendi pero igual me gusto. ja!

    ResponderEliminar

*