27 de mayo de 2015

Millumarka


PABLO CINGOLANI -.

Yo no sé pero hay algo que es raíz y aún así se eleva
Es trueno, es rayo y a la vez sol verdadero
Son esos cerros que se vuelven faro
Son esos cerros que se vuelven río
Son la luz, la travesía, son sus venerables marcas
Ay del destino si no conoces el abra, el abra de Millumarka

Yo no sé pero el silencio me habla en lenguas, me roe
Escribe en la tierra todas las palabras, de viento, de amor, de paz
Escribe en el cielo, las memorias del sacrificio, la soledad
Ay del destino si no conoces la sangre
Ay de tu vida si no viviste el dolor que amputa
Ay de ti, sino lloraste, si no padeciste guerra, guerra injusta

Yo no sé porque es que arde tanto mi canto
Yo no sé si tanto fervor me llevará algún día hacia algún muelle
Donde honraré a mis muertos, cantaré y tomaré mate con vos
Y cuidaremos a un sauce, una guitarra y un árbol antiguo

Yo no sé nada de brújulas, si mis manos son como música o niños
Que buscan a Dios, con ardor y con fe, en la arena, en el camino
Ay de vos, si no conoces a esos niños
Si no conoces el abra, el abra de Millumarka
Ay de vos, ay de tu vida, ay del destino

No hay comentarios:

Publicar un comentario

*