10 de agosto de 2016

Eternia de Lesbos

EMANUEL MORDACINI.-

Cuando terminaron los dibujitos me paré, fui para el patio y me puse a jugar a She-Ra. Recuerdo que a partir de He-Man me había fanatizado con el universo mítico de Eternia. Me juntaba con mi primo Lucas y pasaba horas jugando en el baldío de doña Gladys, en el terreno lindante a su casa. Él siempre era He-Man y yo hacía las veces de su novia. En realidad no sabía bien que pito tocaba She-Ra en todo ese asunto, pero el caso es que me divertía jugando.

El sudor, la adrenalina, las cosquillas, los temblores. Fue un huracán; el desenlace de una placentera agonía. Me desmoroné, fallecí en pequeños sorbos, me hice líquida. Teela se abrazó a mí mordiéndome la espalda, atemperando mis sacudidas. Me sentí abierta de palmo a palmo. Teela besaba mis pechos; sus manos nerviosas aferradas a mis muslos, gimiendo “Sheee-Raaaa”.

Es la ventaja de que el cable ofrezca dibujos animados de trasnoche y vuelva a sentirme el niño que ya no soy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

*