18 de noviembre de 2010

Mil gracias al abasto y a la niebla

CLAUDIO RODRÍGUEZ MORALES -.

Si es olor a cama lo que sale por la boca
Será acaso la felicidad que honra y despiste
No lo creo, conociéndome, más bien asustado
Para no sulfurarte, otro tanto, despacito
Malas pulgas que desde siempre te han picado
No vaya a ser cosa que te arrepientas y digas
¿Valdrá la pena dejar el camastro por la calle?
Apretando bolsa nylon y la otra entrelazada
Conmigo, con quién, aunque ni pregunto
Es la caminata dichosa del domingo de ramas
Serán mil gracias al abasto y a la niebla
Sorteando cholitos de la pocilga fritanguera
Para surtirte en la semana en que yo fantasma
Te rondaré demasiado tarde y tan rendido
Mientras exista eso de la soledad del viudo
Perdiéndome sin recordarme más que
En las esquelas de tus sueños entrecortados
Y tus papeles funcionarios mutándose en horcas
Para el lumpen y al que se salga de la fila del bien
Pero yo preferiré resucitar en tu mano cariñosa
Y la otra firme con los kilos que da la tierra
Más una que otra joyita de contrabando
Con la que te recortaré en mis desvelos
De niño malcriado durmiendo con la luz encendida
Gastándome en el llanto de maulinos mendigantes
De tanto extrañar el olor a cama que no es mío
Si no más bien de a dos, mujer leñadora
Que sale por la boca y se muta en tu angostura
Galleta desintegrada luego vano cementerio
Que tenemos y no tenemos, vamos viendo en la lista
Pobre alcancía que aún resiste el desbarajuste
De los embates de nuestras nuevas costumbres
Esas que felicita hinchando los bolsillos
A la cual adscribo de un tiempo a esta parte
Sin remordimiento y con hambre de mendigo
Aunque el universo se vaya jodiendo
Un poco más, cada día, como debe ser

6 comentarios:

  1. Me dio tristeza tu poema Claudio. Vi mi propia cama más grande y más solitaria que nunca.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. La cama, espacio infinito para placeres y tristezas, María Paz... todos los días nos lanza al mundo y regresamos a ella en eterno retorno... hace bien saber que mis letras motivan tu gentil lectura...

    ResponderEliminar
  3. Si supiera yo algo de acordes, te pedía prestado tu texto para hacerlo canción. Es probablemente, de lo que te he leído, lo que más, mas me ha gustado. Con todo y los tintes que tiene, con cada una de las intenciones, de tus intensidades. Buenísimo, gracias.

    ResponderEliminar
  4. Cierto... Un hermoso poema que también podría ser una triste canción. Cuando tenga a mi padre en casa lo obligaré a usar su guitarra y darle un toque santiagueño (por Santiago del Estero de la Argentina, donde él nació).
    Saludos y felicitaciones por esta creación que toca el corazón Claudio.

    ResponderEliminar
  5. pero por supuesto, queridas Lilymeth y Lorena... todo suyo el abasto y la niebla... canten, bailen, reciten, jueguen, disfruten y hermoseen estas letras... háganlo vivir más allá de su decrépito autor...

    ResponderEliminar
  6. Propongo que sea en el estilo de los Sex Pistols.

    ResponderEliminar

*