27 de abril de 2011

No hay vacaciones para los vivos

CLAUDIO RODRÍGUEZ MORALES -.
Y me voy recordando en usted
De plena amanecida y tan recontento
Antes que el día ajuste su visera almidón pardo
Hay movimiento enroscado desde mi orilla
Y usted emerge sus pecas y enaguas desde la colcha
De entusiasmo aterriza en el pasillo como nunca
Todo por el cachito de sangre y saliva a su cuidado
Regleteando su joventena de abuela precoz
En la cocina sucumbe la cáscara circular de la bandeja
La crema se tumba sobre la moneda de plata
Sin tregua al calor brilloso a borbotones y cocinero
¿Será la leña del bosque porteño el mejor condimento?
¿El aceite regateado en emporio y menestra, lata abollada y bidón?
¿El tostador magullado puesto al fuego y la cerilla?
¿La sal endurecida entre añejo y camanchaca?
¿O el ascenso petróleo del mar, peldaño a peldaño, a lo bandido?
¿Por último, la ausencia de hombres grandes con hambre de lobo?
Ya la bandeja al frente y sin respuesta que baste
El tazón azucarado contradice, elegante y crispado
El placer salobre del medallón con clara y yema quemantes
Reventada ésta en potencia por una marraqueta tibia y sonora
Sabor que vuelve hermosas las paredes arañadas en adobe
Reimportándome más el cosquilleo del labio, mejilla y garganta
Y usted que su soledad rellena con silencio de patio cuadriculado
Sin probar alimento, todo para el niño, el reloj de arena no se detiene
Olvidando a sus hijos que construyen destino lejos del Puerto
Solo con su huérfano en préstamo, en sus brazos hasta el baño
Gozoso al contacto de la mota con agua de colonia contra el escalofrío
Con quien hará paseos, tan satisfechos, por calles, muelles, viento y mar
Al orín del capricho portuario, llenos hasta el hartazgo y descontrol
Vacaciones le llaman todos en el calendario de los muertos
Para nosotros, vivos, ojalá fuera por y para siempre.

3 comentarios:

  1. ¿Lujuria hogareña o un desayuno caprichoso? De cualquier forma, un interludio en el arduo trabajo de alimentar la vida.
    Notable señor rodríguez.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo29/4/11

    No ay vacaciones para los que trabajamos como burros. este mundo está cada vez mas injusto.
    muy bueno, excelente blog.
    Aldo

    ResponderEliminar

*