26 de septiembre de 2012

Esas estúpidas leyes


MARTA LUZ MANRIQUEZ -.

Amparado en la ley, el abogado chileno Manuel Calderón Silva, conseguirá que derriben el segundo piso de la Casa de la Cultura de Traiguén porque está pasada en unos metros hacia su propiedad y le da sombra.

La casa está levantada en lo que fue la cantina y la casa materna de don Luis Durand Durand, escritor traiguenino. Esos terrenos le fueron obsequiados a su madre, doña Cruz Durand, por el alcalde Juan Manríquez Oliva. Por un lamentable descuido, en lugar de ser expropiados por el municipio para levantar allí un museo a la memoria del escritor de "Frontera", la familia Loncón la vendió a su actual propietario.

Para este honorable, sólo la ley, el trabajo duro, el orden, la familia y la propiedad privada valen en este mundo. La cultura, la literatura, la poesía, son cosas que no entran en su universo.

Pero si revisamos las leyes que aún están vigentes nos encontramos con perlas como éstas:

En Francia está prohibido so pena de cárcel llamar a un cerdo con el nombre de Napoleón.

En Canadá es ilegal que un adolescente camine por la calle principal de Fort Qu'Appelle con los zapatos desatados.

En Miami no se puede beber café arriba de un autobús.

En Connecticut no se puede ir al cine o a un lugar público si se huele a ajo.

Tampoco se puede tener sexo si se viaja en una ambulancia.

En el antiguo Boston las mujeres no podían salir a la calle sin corsé ( hasta había un inspector de corsets)

Es ilegal pronunciar mal el nombre de Arkansas.

En BieloRusia no se puede ir de putas en domingo.

En Oklahoma es ilegal que un borracho compre un pez o lo pesque.

En Hawaii no se puede insertar monedas en la oreja de nadie.

Una embarazada puede orinar donde quiera, incluso en un casco de policía en el Reino Unido.

Es ilegal morir en el parlamento británico.

En Londres es ilegal montar en un taxi si se tiene la peste.

En Indonesia, la masturbación está penada con la decapitación.

En Miami es ilegal pasearse cerca de una comisaría en un monopatín.

Estas son algunas de las leyes más idiotas del mundo que es necesario respetar. En lo que concierne al abogado, robarle el sol es un crimen.

Lo malo es que esa esquina siempre ha sido sombría y en la propiedad hay árboles más altos que la Casa de la Cultura.

Una idea para el abogado: DEMANDE A DIOS por hacer su jardín tan sombrío.

Lo malo es que si cuenta con un abogado del diablo, puede que gane.


Imagen: Napoléon. Paul Delaroche.

7 comentarios:

  1. Si el cumplimiento de las leyes fuese estricto, Indonesia debería estar deshabitada a estas alturas.

    Buen texto mi querida Marta. Estoy seguro de que ese abogaducho lagartijón no se las llevará peladitas.

    ResponderEliminar
  2. No deja de asombrarme hasta el espanto la forma de aplicar y comprender las leyes que tienen los poderosos. A ellos todo se les concede con rapidez y eficacia, sin importar lo descabellado inescrupuloso del asunto en cuestión. Parece que los vientos siempre le fueran favorables. Cuando ante tanto atropello se encomienda a dios su castigo, me hundo en una nube de desasociego.. No me gustan las leyes ni las pautas con las que se regula la vida, el sistema, el existir.. pero bueno acá estamos.

    Muy buena rabieta Marta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Desde el titulo y todo el texto se le entiende la bronca. Lo que hacen es una canallada, ojalá se pueda dar marcha atrás.

    ResponderEliminar
  4. Curiosa y muy original manera de exponer tu contundente teoría.
    Muy polifácetica tu cultura Marta.
    Gracias por compartirla. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Ya con este escrito le ha dañado seriamente el buen ánimo a ese abogado adicto al bronceado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. El Ayuntamiento de Las palmas de Gran Canaria multa con 400 euros a las personas que den de comer a los gatos, a los peces o a las palomas...

    ResponderEliminar

*