11 de julio de 2013

Relato #4.- *La Gasolinera*.


RICARDO MENA -.


I. 

La amabas. ¿Sí o no?

Sí, con todo mi corazón. ¿Sí o no?

Si solo supiera cómo te sientes. Sé lo que estás pensando. 

II.

—Estás pensando que solo porque tienes tu fantástico coche y tu fantástica casa y tu gran trabajo y tus amigos ricos y todo eso, me voy a rendir. Pero, no. ¡No, no lo haré!, ¿me escuchas? ¿Me estás escuchando? ¡Oh, esto es el no-va-más! Estás de nuevo con la mente puesta en tu éxito y tus grandes proyectos y, otra vez másyo soy la que está fuera de tus prioridades. ¿Pues sabes qué? ¡Estoy cansada! Estoy cansada de tus mentiras...

III.

Pisa fuerte... No me vas a asustar porque aceleres.

Un poco más fuerte... ¿Sabes? Para el coche. ¡Páralo ahora mismo!

Es tan refrescante... ¡Que pares el coche ahora mismo te estoy diciendo! 

El flujo, la marea, el claro de luna... ¡Me estás asustando! ¡Páralo!

Tú y ella. Solos... ¡Que me quiero bajar! ¡Para el coche ahora mismo! 

Recuerda cuando hicisteis el amor sobre las arenas... ¡Esto no tiene ninguna gracia! ¡Para el maldito coche!

Allí viene. Corre hacia ti en la playa... ¡Cuidado con ese camión que viene ahí!

Te está sonriendo bajo el claro de luna... ¡Estás yendo directo contra! ¿Estás mal de la puta cabeza, hijo de puta?

Te abraza y dice: Te echaba tanto de... ¡Oh-Dios-mío-no-quiero-m!



Epílogo. La Gasolinera.

Una bola de fuego apareció en la distancia tras un monstruoso estruendo. El hombre de la gasolinera que lo vio, dijo:

Otro accidente, Max —dijo a su amigo que estaba leyendo un relato corto sobre el amor y la muerte. Recobró el sentido y le preguntó de qué se trataba. El hombre de la gasolinera se lo repitió—: ¡Otro accidente! ¡Allí! ¿Lo ves? Esta carretera nunca va a librarse de los accidentes hasta que los de arriba entiendan que fue mal hecha. Es demasiado recta y la gente se duerme conduciendo. La tienen que cambiar.

¿Cambiarla? —preguntó su colega poniendo la revista sobre la silla, junto a la puerta.

Sí, cambiarla. Tienen que hacerla más dinámica, ¿sabes? Una o dos curvas aquí y allí...

Ah —contestó su colega pensando en el relato corto que había estado leyendo hace unos instantes. Le dijo entonces a su colega, al hombre de la gasolinera—: ¿Sabes, Jack? No te lo vas a creer.

¡Qué! Qué es lo que pasa.

Acabo de... —Max señaló entonces a la revista, pero ya no estaba sobre la silla.

¡Qué! Qué quieres decirme. ¡Habla claro, hombre!

Estaba hace un momento leyendo un relato corto sobre una cosa exactamente como esta en aquella revista de allí. 

¡Qué! Qué revista de allí hablas. No veo nada, Max.

Ya no está..., pero estaba. La estaba leyendo. ¡Tú me has visto leerla! 

Ya estamos otra vez.

¿Otra vez qué?

¡Tú no estabas leyendo nada! ¡Te he estado viendo dormir todo el maldito tiempo! ¿A quién quieres engañar: a mí




3 comentarios:

  1. El amor siempre es un accidente, la muerte es otro más probable.
    Me encantan tus relatos encriptados, no sé si los entiendo o los reconstruyo para no entender o reentender todo. Lío. Pero me super-like.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nótese cómo la sugerencia de "cambiarla" (la carretera) es irónicamente interpretada
      por el narrador omnisciente como "la revista."

      Nunca sabremos si el accidente del epílogo coincide con el accidente
      descrito anteriormente. No se puede descartar la coincidencia.
      Incluso el mismo lector puede interpretar que, si Max lo ha soñado,
      así lo ha hecho el mismo lector de este texto.

      Ponerse en la piel de Jack y creer en esta realidad (la "fe animal" de
      Santayana) es imperativo para poder seguir con vida, sin embargo.

      Eliminar
  2. Es un estilo muy particular el de Mena y yo tampoco sé si lo entiendo ni si quiero entenderlo ("all reading is a misreading" dijo alguien, y como no recuerdo quién habrá que atribuírselo a Harold Bloom a ver si acierto). A mí el estilo dialogal salpicado de suaves preguntas e interpelaciones entre amantes enfadados me suena a "El Jardinero" del Nóbel de poesía Rabindranath Tagore, y —corresponda mi percepción o no a la intención original del autor, la cual es una "falacia" según The Verbal Icon— esto me sirve para sentir con más fuerza el contraste con la brutal realidad XXI: velocidad, explosiones, bombardeo de telecomunicaciones, destrozo de la pareja humana.

    El Jardinero
    20
    "Día tras día, viene y se vuelve a ir. Anda, hermana, dale esta flor de mi pelo. Y si pregunta quién se la manda,
    no se lo digas, que sólo viene y se va.
    Míralo allí, sentado en la tierra, bajo el árbol. Ve, hermana, y tiéndele una alfombra de hojas y flores, que sus ojos
    están tristes y llenan de pesar mi corazón. Nunca dice lo que está pensando, sólo viene y se va".

    21
    Por qué se sentó a mi puerta con el alba? Cada vez que salgo o entro, tengo que pasar a su lado; y mis ojos,
    cada vez, se prenden en sus ojos.
    No sé si hablarle o no. ¿Por qué se sentó a mi puerta? ¡Qué negra la noche nublada de julio! ¡Qué suave el azul
    del cielo en otoño! Los días de la primavera, ¡qué inquietos al viento del Sur!... Las canciones que él canta
    tienen cada vez una melodía.
    Y se me nublan los ojos, y tengo que dejar mi trabajo...
    ¿Por qué se sentó a mi puerta?

    22
    Pasó, ligera, por mi lado, y el borde de su falda me tocó...
    Y de la isla ignorada de un corazón vino a mí no sé qué súbito aliento cálido de primavera...
    Como la hoja de una flor, traída y llevada por la brisa, un ala rápida me rozó un instante y se perdió al punto...
    Fue en mi corazón como un suspiro de su cuerpo, como un susurro de su corazón.

    23
    ¿Por qué estás ahí sentada, sonando tus pulseras vanamente? ¡Anda y llena tu cántaro, que es hora ya de que
    vuelvas a casa!
    ¿Por qué palmoteas el agua con tus manos, los ojos al camino, vanamente? ¡Anda y llena tu cántaro y vuélvete
    a casa!
    La mañana está pasando y el agua oscura se va. Y las olas se ríen y se hablan entre sí vanamente.
    Sobre el alcor, las nubes errantes se acumulan. Se paran, te miran la cara y se sonríen vanamente. ¡Anda y llena
    tu cántaro, y vuélvete a casa!

    24
    ¡No me escondas tú el secreto de tu corazón! ¡Dímelo a mí, que soy tu amigo, solo a mí!... Dímelo tan dulce
    como te sonríes, que no lo oirán mis oídos, sino mi corazón.
    La noche es profunda; está la casa silenciosa; el sueño amortaja los nidos de los pájaros... ¡Anda, dime tú, en un
    llorar vacilante, en un tímido sonreír, en una dulce vergüenza, en un dolor dulce, el secreto de tu corazón!

    ResponderEliminar

*