30 de marzo de 2014

La fauna femenina, según los pensadores lanusenses

EDUARDO MOLARO -.

/ Del Atlas Desmemoriado del Partido de Lanús

(...) Si hay un tema recurrente en la verborragia de los pensadores lanusenses, el de las mujeres se lleva todos los laureles.

Así, El poeta Edmundo Morales en su libro Te parto como un queso, nos decía:

"Nada se le habría ocurrido a Homero sobre Troya de no haber concebido primero la presencia de una Helena; qué poca cosa habría hecho Dalí sin la existencia de Gala; escasas habrían sido las penas de Sansón si no hubiera existido una belleza pérfida como la de Dalila. Qué pocos poemas habrían salido de mi modesta pluma si no tuvieran por único objeto el de yo poder levantarme a la hija del ferretero."

Pero sabido es también que los filósofos de Lanús llevan en sus genes una profunda devoción por las féminas, sin hacer demasiadas disquisiciones estéticas. Claramente lo expone Heráclito D´Exceso en su monografía Mientras tenga pelo, le doy a un cepillo, del cual usurpamos este fragmento:

"Un tipo llamado Lacan dijo alguna vez que los seres humanos 'somos nuestros deseos'. Es inevitable coincidir con ello cuando uno no haría gran cosa si no estuviera impulsado por el frenético acicate de un deseo mal curado. Y por estos lados -a excepción de homo-eróticas elecciones– nuestros deseos pasan por frecuentar todas las pieles femeninas que podamos. En resumen, y para decirlo en buen romance, en Lanús nos gustan demasiado todas las minas."

Pero más allá de la asertiva reflexión de Heráclito, el antropólogo italiano Giorgio Muzami, visitante ilustre del Partido de Lanús, supo también indagar sobre estas cuestiones en un Simposio realizado en La biblioteca Sarmiento bajo el nombre de "La paloma es el pájaro de la paz y la mujer, la paz del pájaro":

¨En mis trabajos antropológicos realizados a lo largo y a lo ancho de esta bendita República, he logrado descubrir las cualidades de las mujeres según cada región geográfica. Así, por ejemplo, he determinado que las mujeres de la Provincia de Misiones son las más hermosas del país, que las correntinas suelen ser enigmáticas y pérfidas; he identificado a la mayoría de las cordobesas como desenfadadas y bien dispuestas, y logré concluir, finalmente, que las riojanas prometen salariazo y revolución productiva para luego no cumplir jamás una vez que la hubimos elegido. Pero sin lugar a dudas, debo coincidir con mi amigo Heráclito D´Exceso en aquello de que en cuestiones de predisposición venérea, ninguna es más puta que la ciudadana promedio del Partido de Lanús ¨ 

Todos recuerdan que en este párrafo Giorgio Muzami fue interrumpido por el Dr. Eloy Guampetti al grito de ¨No te metas con mi mujer, tano de mierda!¨. Interrupción que fuera debida y educadamente sofocada por uno de los concurrentes con un correctivo y didáctico sopapo en la oreja del mencionado Guampetti.

Pero la batahola debió esperar hasta el cierre del simposio. Ya es harto conocido que en Lanús estos encuentros del pensamiento terminan a las trompadas y, tanto es así, que el programa del evento contemplaba tal actividad:

19:30 Apertura y presentación de diletantes

19:35 – Exposición de los pensadores

20:05 – Mesa de Debate

20:35 – Cierre del Evento

20:40 – Gresca generalizada.

Los tratadistas más ortodoxos como, por ejemplo, los de Banfield, sugerían tendenciosamente que aquellos simposios debían su éxito a que la gente de Lanús concurría allí al sólo efecto de mostrar su animalidad al cierre de la velada. 

Pero está claro que no es conveniente confiar en el pensamiento de aquellos que - en un exceso de amaneramiento - en las mesas de debate sólo beben agua o Coca-Cola.

9 comentarios:

  1. Qué divertido y ocurrente! me ennncanto!!!!

    ResponderEliminar
  2. Cómo me gustan esos finales de fiesta de Lanús. Tremendo capítulo, amigo Edu. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro para usted, generoso amigo Jorge!

      Eliminar
  3. Buen cierre de programa para los encuentros culturales en Lanus, que por lo que leído de este atlas (aunque es muy poco), es el mayor atractivo para los habitantes del lugar.

    Saludos estimado Eduardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted lo ha dicho, amigo Luis! Un abrazo.

      Eliminar
    2. "en Lanús estos encuentros del pensamiento terminan a las trompadas" y así debe de ser: la literatura necesita revitalización, vigor, urgentemente

      Eliminar
  4. Eduardo, con esos títulos me encantaría leer algo más sobre la Biblioteca de Lanús. Tu relato me trae recuerdos: tuve un colega en el diario La Plantación que en sus almuerzos se dedicaba a escribir "Motel del Sexo" y a imprimir sus capítulos a escondidas de la secretaria; un mediodía andaba yo en la Redacción y, creyendo que estaba sola, iba imprimiendo poemas para mi amigo el escritor y poeta salvadoreño Rogelio Fermoso; me acerqué a recogerlos y en el momento en que salía algo de la impresora, la secretaria lo recogió, se lo guardó rápidamente en la gaveta y echando fuego por las orejas me dijo: "¿ud. escribió esto María, quién lo dijera? que casi me mojo las panties leyéndolo" y me lo dio. Yo leí: "Un chorro de su portentosa erección atravesó el cuarto y dio con la pared, toda manchada durante... mientras ellas, rendidas y exhaustas... gemían como lobas"!!! En el primer párrafo había varios polvos, jadeos, mareos, encadenadas, en cuatropatas, tetas, culos, vergazos, multiorgasmos, sémenes, sudores, sangres. Menos mal y gracias a Dios que, tras esas 4 páginas, salió la mía con los poemas, o Rosalía Cervantes nunca me hubiera creído. Rog iba entrando y, muerto de la risa al ver mi cara, me dijo: "disimula y vamos de excursión a ver quién escribió Motel del Sexo". Resultó ser un viejito cubano, chiquitico y flaquito, con pinta de cura y aliento pútrido, Platerio, casado él; salió casi corriendo al baño cuando nos vio. Motel del Sexo era —lo juro— el verdadero título de su opus magnum (todos los demás nombres son figurados, aunque La Plantación rima con el verdadero nombre del diario :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravillosa infidencia, pirugenia. El tipo de literatura tan explícita que usted menciona, tiene un " si es no es " del estilo de Giorgio Muzami ( y deudos )

      Eliminar

*