6 de septiembre de 2013

Allende y Neruda

CONCHA PELAYO -.

Van a cumplirse cuarenta años del golpe de Estado que derrocó a Salvador Allende. Diez años después de aquel infausto día, escribía yo en mi libro de notas estas frases que querían ser versos. Lo pretendían.

Habían pasado diez años y, desde entonces, han transcurrido otros treinta y el mundo sigue desarmándonos por dentro.

Estos versos, malos versos, pero dolidos versos no se publicaron en ningún sitio. Siguen ahí en mi libro de notas, pálida la tinta, amarillentas las hojas. Todo el invierno encima, toda la erosión que la propia vida va dejando sobre las cosas. Sobre nosotros mismos. Porque en estos años no asoma una brizna de esperanza. 

Estos tristes versos tenían dos partes, una dedicada al golpe en Chile y la otra a Pablo Neruda. Va por ti, querido Jorge.
GOLPE EN CHILE

Odio, muerte, represión
Mundo absurdo.
Pobres, ricos, ambición.
Cómo ha transcurrido el tiempo:
Diez años desde que Allende
En la Moneda,
De un golpe traidor muere.

Toques de queda, sirenas,
Se oían en la Moneda.
Poetas al aire clamando canciones de ira.
Penas.
Susurros, gritos en Chile.
El mundo entero espera.
Gritos al cielo.
Y España entera calla.


A PABLO NERUDA

Diez años pasaron ya
Desde que en Chile, poetas, la paz perdieron
Y la España de entonces no critica:
Calla.

El golpe avanza
Toques de queda, sirenas,
Se oían en la Moneda.
Muertes, detenciones,
Torturas agónicas.
El mundo entero espera
Y la España de entonces no critica:
Calla.

Neruda se agosta,
Va muriendo lentamente
Cuando sabe de la muerte de Allende
Y a la mar se aleja.

La España de entonces no critica
Calla.

Los dictadores hacen caso omiso
Del que sufre, del enfermo,
Del hambriento.
Prefieren que sus panzas revienten
Que resumen malestar
De tanto tragar
De no digerir.
Prefieren morir hartos
A compartir.
Como el avestruz ignoran,
Tristes y machaconamente
La paz de sus almas.

Y recuerda España:
Una luz asoma
Y se conciencia el mundo
Por el inocente vuelo
De la blanca paloma.

3 comentarios:

  1. Jorge, puede que a ti o a tus lectores, les interese: http://spanish.ruvr.ru/2013_09_04/C-mo-la-CIA-se-infiltr-en-Chile-para-derrocar-a-Allende-2727/

    ResponderEliminar
  2. Una primavera abortada con todo el peso del odio, y entre tantos caídos, Allende y Neruda, cada uno de un modo distinto, cada uno dejando una estela de admiración hacia la posteridad.

    Vuestros sentidos poemas encontraron su momento y lugar, y aquí se quedarán para testificar ante la historia.

    Un abrazo fuerte, mi querida Concha.

    ResponderEliminar
  3. Veré el enlace, María Eugenia. Te lo agradezco mucho.

    ResponderEliminar

*