20 de noviembre de 2010

Educación laica y gratuita

LILYMETH MENA -.

Existe una leyenda que dice que aquí en México la educación es laica y gratuita. A cada presidente le encanta presumir que el índice de analfabetismo disminuye cada año. La verdad es que el Estado se encargó de construir escuelas, pero la mayoría ahora son muy viejas, están descuidadas, olvidadas. Las construyeron pero se olvidaron del mantenimiento, del suministro de material didáctico, para profesores, para alumnos. Se olvidaron que los maestros necesitan actualizarse como todo profesional. Son pocos los cursos que un maestro recibe por ciclo escolar.

Cada año, cuando uno inscribe a su niño en una escuela federal, le piden una cooperación “voluntaria”. Ese es el único modo en que las escuelas pueden ser pintadas, poner vidrios donde no los hay, arreglar bardas, reparar baños, comprar nuevo equipo de sonido, computadoras o una silla reclinable para el director, que seguro se la merece. De otro modo no se puede, las escuelas federales no reciben recursos ni económicos ni en especies.

Es muy triste ver que el presupuesto que se dedica a la educación básica se termina gastando en sepa dios qué. Seguramente en pensiones. El nuevo sistema obliga a los maestros a jubilarse entre los 52 y 54 años, cuando cumplen veintisiete años de servicio.

Una edad en la que cualquier profesor puede considerarse plenamente facultado y activo. No entiendo por qué se envía a descansar a su casa a un maestro, con pensión vitalicia, cuando todavía le debieran restar varios años de trabajo por delante.
Mi padre adoptivo se jubiló hace un año. El pobre se vuelve loco en la casa sin tener mucho que hacer. Constantemente se le ve deprimido, cuando hace algunos años era un hombre alegre que iba y venía. Por las mañanas trabajaba en una secundaria, por las tardes en otra. Un hombre con bastantes aptitudes para seguir desempeñándose, pero que ahora está desperdiciado atendiendo la tienda familiar. Cosa que podría haber seguido haciendo mi madre adoptiva o alguna de mis hermanas.

Si, aquí la educación es gratuita porque el gobierno cumple con poner la escuela (por muy vieja que esté), los maestros y los libros de texto. Sin embargo hay familias de escasos recursos que no pueden enviar a sus hijos a la escuela. Porque si no tienen dinero para comprarles a sus pequeños zapatos, mucho menos pueden comprar uniforme (que es obligatorio), útiles escolares o pagar cuotas. Sobre todo en provincia, en pueblitos pequeños o en zonas campesinas.

Muchos repudian al actual jefe de gobierno del distrito federal. Pero el DF es el único lugar donde si no te dan vales para comprar el uniforme donde tú quieras, te lo dan completo y empaquetado. También te dan un vale para comprar útiles escolares, que no alcanza para mucho pero de algo sirve.

Algo que debiera ser obligación del gobierno en todos los Estados. Educación gratuita y facilidades para que nadie abandone la escuela por falta de recursos. Que si el uniforme es obligatorio, pues que sea obligación del gobierno proporcionarlo.
Hace poco mi hermano Marco y yo nos topamos con un vagabundo en el centro. Un tipo con melena larga, llena de bolas y nudos como perro callejero, hediondo a más no poder, con un costal en la espalda lleno de latas de aluminio. No contaba ni con treinta años.

“¿Te imaginas lo que un tipo así de joven pudo haber sido, de haber tenido más oportunidades?". No respondí nada, no había realmente nada que agregar.
Së bien que hay muchos que dirían “Joder, que se consiga un trabajo, es joven, que no tiene manos?” Pero dudo mucho que alguien le de empleo a un tipo que no tiene un lugar donde vivir, sin ropa, sin dientes, y tal vez, sin calzones.

¿Tú se lo darías?

8 comentarios:

  1. Acaba de pasar una cadena nacional de medios donde el presidente anuncia una serie de reformas en la educación chilena. Hace ya unos años de la reforma anterior y otros tantos de la anterior...
    Les suben los sueldos a los maestros, mejoran la calidad de algunos colegios... pienso que si la educación chilena es mala lo que hagamos por mejorarla hay que aplaudirlo... pero la respuesta es una huelga de los profesores, seguramente los alumnos saldrán a las calles y el país seguirá para atrás en algo que sabemos estamos muy mal. Veo el twitter de un profesor y el tipo puso que termine de hablar este wn porque quiero ver las noticias...
    No soy experto en el tema educativo, no tengo por donde saber mucho... pero si un profesor dice públicamente aquello mientras el presidente de Chile habla, no tenemos por donde mejorar, creo.

    ResponderEliminar
  2. Nunca haría una defensa gremial de los profesores chilenos, porque sé que en esta viña del señor abunda tanta mediocridad como en cualquier otra profesión.

    No puedo estar en completo desacuerdo con lo planteado por Piñera, porque aunque sea muy tibio en el ámbito curricular, va en una dirección parecida a la que he planteado desde hace tiempo. La cantidad desproporcionada de contenidos básicos inútiles de muchas disciplinas que se les debe, en teoría, pasar a los muchachos, termina por absorber todo el poco tiempo lectivo. Salvo en matemáticas y en ciertos ámbitos de la ciencia y el lenguaje, la mayor parte de esos contenidos son sólo imbecilidades sin sentido ni valor para la formación de nadie.

    Al final todos pierden el tiempo, casi nadie aprende nada, y a los pocos que les va bien, es porque tienen a unos padres más exigentes encima de ellos enterrándoles día a día la picana del espabilamiento, y casi nunca porque los colegios tengan algún mérito.

    No me preocupa que se acaben o disminuyan disciplinas como la mía o filosofía o la religión o las artísticas, porque en ellas se estila pajearse de capitán a paje, manipulando con patrioterisnos idiotas, cantando gorros de lanas o rezándole a figuritas de yeso, y no terminan sirviendo de mucho.

    Lo que aumentaría considerablemente sería literatura, matemáticas básicas y avanzadas, ciencias experimentales y tecnología(apuntando a la industria y la robótica, y no a seguir haciendo lustrines). Y nada más. El resto, si es que queda algo de tiempo, que sólo sean talleres electivos.

    El gran tema, sin embargo, y que es la madre de todos los problemas, es el saco roto de los colegios particulares subvencionados, verdaderas gallinas de huevos de oro, y a quien nadie, ningún gobierno, ha sido capaz de quitarle ni siquiera una plumita, sabiendo como lo sabemos todos, que en la gran mayoría de ellos los cuantiosos fondos fiscales pasan directo a engrosar las cuentas corrientes de los dueños y sostenedores. He visto el robo descarado en tantas partes,y siempre a costa de los niños más desfavorecidos, que siento una profunda repugnancia hacia estos antros. Se me podrá replicar que a muchos, quizás la mayoría de ellos les va mejor en los exámenes que miden la calidad de la educación, respecto a los colegios públicos, y que por añadidura cada año llegan muchos miles de nuevos alumnos provenientes de los colegios fiscales. Pero ese es otro problema que tiene que ver con la incapacidad, la ausencia de pantalones y la falta de voluntad política de los sucesivos gobiernos para quitarles el control educacional a las municipalidades y crear una educación oficial de alta calidad, bajo control directo del Estado y en manos de muchos expertos ministeriales con amplio margen decisional.

    Pero ahí interviene el temor de los grupos más reaccionarios, siempre temerosos de la orientación que le puedan dar a la educación los hipotéticos gobiernos de izquierda que vengan en el futuro, y que esas orientaciones les hagan perder el control político, económico y moral sobre la población.

    Personalmente, mi postura va encaminada a dejar en pie una educación estatal fuerte y centralizada, con contenidos acotados y relevantes y financiada íntegramente por el Estado, y por otro lado, toda la educación privada que quiera proseguir o crearse en el camino, pero con cero dinero del Estado.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto que me ha sorprendido esa tremenda desigualdad entre el DF y el resto de los Estados mexicanos, estimada Lilymeth.

    Lo considero muy injusto y alimentador de resentimiento social.

    Por otro lado, garantizar la cobertura de la educación, sin importar las condiciones de la infraestructura, la experticia de los maestros ni la entrega de herramientas pedagógicas apropiadas, me parece que es irse por la tangente. Si se despliega una educación oficial generalizada, lo menos que se puede pedir es que se haga bien, tomando en cuenta toda la complejidad de su implementación, y no simplemente atiborrando establos perpetuadores de la desigualdad social.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que mi nota es muy benévola. Hay pueblitos marginados, alejados de la “civilización” en donde no hay escuela pero hay maestro. Algún maestro normalista que no recibe más que un sueldo frugal y trabaja en condiciones deplorables. Pero que tiene una vocación del tamaño del mundo. Son pueblitos en la sierra sobre todo, donde no hay ni clínica, ni medico. Aplaudo el valor de esa gente joven con hambre de mejorar el mundo.
    Admito que tengo problemas con los maestros, aquí para serlo no se necesita mucho estudio. El gremio es una gran mafia donde las plantas se heredan o se venden. Puedes heredar una o comprar una aun sin ser maestro.
    Cada año los maestros se levantan en huelgas para exigir aumento salarial, hemos tenido huelgas históricas de meses. Al final el gobierno cede y les sube el sueldo. Algo que para mi juicio no esta bien. La mayoría no se lo merece.
    Cuando mi hija iba en cuarto grado, su maestra tenia peor ortografía que yo, imagínense. Escribía Horgullosamente, así, con H. Yo le devolvía los textos corregidos, la mujer me odiaba.
    Es gente que trabaja en realidad solo nueve meses al año. El resto son vacaciones pagadas.
    En cuanto a la desigualdad de condiciones, eso se debe a que cada estado tiene cierta autonomía. Cada uno cuenta con un presupuesto y puede destinar los dineros a como le convenga. Pero en provincia no se nota el apoyo a la educacion.
    Mi hija asiste a una escuela federal. El año pasado no me dieron vales para comprar el uniforme, pero me lo dieron empaquetado con el logo del gobierno de la ciudad. La verdad, me sorprendí, ya estaba yo preparada para comprarlo.
    Como me gustaría que en provincia la gente recibiera la misma ayuda. Los índices de escolaridad incrementarían. Y el alfabetismo reduciría. En México hay seis millones de analfabetas, se que no son muchos comparados con la población nacional, pero debería ser un mal por completo erradicado.

    ResponderEliminar
  5. En la Argentina estamos dando nuevos pasos en un reforma educativa. Son pasos para el costado, como los cangrejos. No se podría decir que se avanza ni se retrocede en ningún sentido por cuanto se impulsan cambios cosméticos, a penas superficiales.

    La educación de nuestro país cayó en un abismo profundo desde la era Menem, el modelo que se suponía nos haría avanzar vació de contenido las aulas y se incrementó la cantidad de ignorantes con título secundario. A partir de éste se redujeron las materias irrelevantes y se incrementaron las cargas horarias de las importantes. Los chicos tenían más matemática, lengua y tecnología, más un mix de ciencias sociales y naturales que se volvió un hibrido que da miedo.

    Hace diez años de eso, los que egresaron de esa escuela y se convirtieron en profesionales o educadores lo hicieron con menos capacidades que los anteriores, se observó en ellos menos capacidad de disernir, debatir, pensar, interpretar... Escriben mucho peor... Poco me preocupa un acento mal puesto al lado de un pensamiento que no se atreva a explorar los alcanses de una marcha, un piquete o una revolución... El rotundo fracaso de la escuela de orientación polimodal obligó a las autoridades a intentar retomar la clásica secundaria que impartía historia, literatura, educación cívica, biología y química junto a las imprescindibles matemáticas y lengua. ¿No será demasiado tarde? Creo que vale la pena intentarlo. Eliminar materias sirvió de nada según nuestra experiencia.

    Una de las iniciativas del actual gobierno fue dar subsidios para que los chicos se eduquen, se les da plata pero no se les indica en qué gastarlos... Resulta que aumentaron las ventas en las casa de ropa y la telefonía celular. Dar plata sin orientación es otro fracaso que se suma a la permanencia en la escuela eliminando todo tipo de sanción disciplinar dejando a los docentes sin autoriadad frente a un alumnado cuyas historias de vida los vuelcan a la violencia... Hoy muchas de nuestras escuelas se parecen a las que salían en las películas de EUA. Tristísimo... Yo que trabajo frente a dos instituciones educativas, veo cada salida de la escuela con creciente asombro... Los chicos/as se muelen a palos frente a los docentes y autoridades que agachan las cabezas y huyen rapidamente hacia su otro trabajo... saben que poco pueden hacer para evitar esos enfrentamientos y si se atreven a meterse nadie los defenderá.

    Por otra parte, acá los docentes se jubilan a los 65. Tengo dos tías que ejercen la docencia desde hace 30 años, todavía están lúcidas y con ganas de seguir educando a la antigua: presionando por sacar lo mejor de cada chico. Pero el desgaste que produce a nivel emocional es fuerte y se percibe a simple vista. Además de tener que hacerse cargo de las historias de cada chico tienen que lidiar con un entorno que cada vez se presenta más hostil, que adopta para sobrevivir la actitud de "me importan un carajo" y ejercen su profesión como si se tratara de vender chicles. Esto que planteo es un caso aislado y conocido por la cercanía, me consta que tienen alumnos con graves problemas sociales: abusados, desnutridos, golpeados, sin hogar... A veces ellas se preguntan en qué estado mental llegarán a la jubilación. Les parece demasiado 20 años más en esas condiciones... Las nuevas les dicen que no hay problema, claro porque ellas se dejan gritar y ponen 10 a cualquier hoja que les entreguen... no hay problema porque lo ignoran.

    Así estamos... Veremos, veremos...qué nos depara el futuro.

    ResponderEliminar
  6. Tu lectura bien podría representar con exactitud la realidad de la educación chilena, querida Lorena.

    Los cambios que se han implementado son similares y los resultados en ambos casos han sido definitivos fiascos. Los profesores en chile jubilan a los 65 años, con una pensión miserable. Muchos temen llegar a esa edad por ese vergonzoso detalle que arruina y humilla el resto de sus días.

    ResponderEliminar
  7. Que distintos comentarios los nuestros, dependiendo de los apoyos educativos o los maestros que hemos conocido de cerca. Y del lugar en el que vivimos. Aquí se jubilan temprano con una nada despreciable pensión, seguridad medica, su casita que ya terminaron de pagar y que es de las mejores prestaciones de las que gozan los maestros.
    Aquí todavía los chicos guardan algún respeto por las imágenes de autoridad, afuera de la escuela de mi hija llega siempre una patrulla a cuidar la salida de los muchachos. Eso y lo estricto de los profesores y el director, evitan peleas a la hora de la salida. Y si las llega a haber, en seguida salen las autoridades del plantel por los que estén peleando para meterlos y llamar a sus padres. El reglamento de las secundarias abarca el plantel y no recuerdo bien cuantos kilómetros a la redonda. Así que siguen siendo ellos los responsables de los chicos. Incluso en cuanto a su integridad física, se les proporciona una tarjeta que les da derecho a un seguro de vida y atención medica en el trayecto escuela-hogar y viceversa. Yo siento mucho que mi padre adoptivo ya no pueda ejercer siendo tan joven y dinámico. Y lamento también que en otros lugares se les tenga trabajando con tanta edad y con tan poco sueldo. Es una contrariedad que indigna.

    ResponderEliminar
  8. Resulta contraproducente que las teorías pedagógicas antiautoritarias, mucho más avanzadas en cuanto a la comprensión de la naturaleza humana para su óptimo desenvolvimiento social, sigan siendo desdeñadas y hasta invisibilizadas por el autoritarismo pedagógico oficialista que sigue preponderando con toda su fuerza.

    ResponderEliminar

*